20 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Tratar la pereza

0 comentarios

TRATAR LA PEREZATratar la pereza  es tratar la indecisión.

La indecisión en la realización de la conducta se encuentra en la base de la procrastinación. Los indecisos se hacen y no nacen. Es una respuesta aprendida, y lo que se ha aprendido se puede desaprender. Se necesita entender los aspectos cognitivos y emocionales que la configuran y educar el autocontrol y la autoestima.

Knaus (1979) describe tres formas de evitar las tareas:

1. Haciendo algo que no es una prioridad. Ejemplos: Mirar la televisión, comer, jugar, dormir, o incluso la limpieza. Una vez que estamos absortos en el desvío, bloqueamos la ansiedad, las dudas sobre nosotros mismos, la ira, o el aburrimiento asociado con el trabajo que estamos posponiendo, pero debemos hacer.

2. Buscando excusas mentales. Hay tres tipos principales:

a) Aplazamiento: “Lo haré mañana” o “estudio mejor a altas horas de la noche”. Puesto que la persona se ha prometido que lo hará (mañana o esta noche) puede escapar de “hacerlo ahora” y queda libre de culpa.

b) Sustitución: “Voy a ir a comprar ahora para que pueda estudiar toda la noche”.  Alguna actividad poco importante tiene prioridad sobre el evento principal.

c) Atribución: “Quiero sacar un Excelente en las calificaciones pero el profesor X me tiene manía” o “Quiero salir con tal chica/o, pero él / ella nunca me mira”. Una actitud derrotista o pesimista no favorecerá la toma de decisión.

3. Desviaciones emocionales. El consumo de drogas, escuchar música, leer novelas, e incluso involucrarse en la amistad, el amor, o la religión, podrían, a veces, servir como un escape de tareas desagradables pero importantes que forman parte de la vida. A veces la preocupación por alguna otra actividad es una excusa “Me preocupaba mucho de él!” y un pobre argumento para trabajar en la tarea importante.

De acuerdo con José Ferrari, Ph.D., profesor asociado de psicología en la Universidad De Paul de Chicago, los indecisos reales:

• Sobrestiman el tiempo que les queda para realizar las tareas.

• Subrestiman el tiempo que se tarda en completar las tareas.

• Sobrestiman el grado de motivación que sentirán al día siguiente, la próxima semana, el próximo mes, ….

• Creen erróneamente que tener éxito en una tarea exige que se sientan plenamente identificados con ella.

• Creen erróneamente que para realizar una tarea el estado de ánimo es fundamental.

Los postergadores también buscan activamente distracciones, especialmente los que no tienen un compromiso especial con las tareas. Consultar el correo electrónico es casi un hecho a medida para este fin. Los indecisos se distraen a sí mismos como una forma de regular sus propias emociones, como un forma de evitar las emociones negativas asociadas a las tareas.

Estrategias para reducir la pereza:

1. Haz una lista de todo lo que tienes que hacer.

2. Escribe una declaración de intenciones.

3. Establece objetivos realistas.

4. Divide las tareas.

5. Haz tareas significativas.

6. Prométete una recompensa.

7. Elimina las tareas que nunca harás. ¡Se honesto!

8. Estima la cantidad de tiempo que pienses que te llevará realizar las tareas. A continuación, aumenta la cantidad el 100%.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>