20 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Práctica de pensamiento positivo

0 comentarios

think positive design, vector illustration eps10 graphicTodas las personas tenemos aspectos positivos y todos tenemos aspectos … mejorables.

Debemos aprender de la práctica del pensamiento positivo.

Las personas somos lo que practicamos. Frecuentemente no nos paramos a pensar en nuestros aspectos positivos, en los de los otros o en los de la vida misma, por falta de costumbre, porque nunca nos lo hemos propuesto, porque no sabemos o porque ninguno nos ha enseñado. La verdad es que no somos más positivos porque no lo practicamos. Nuestra autoestima depende en buena parte de que seamos capaces de tener un diálogo positivo con nosotros mismos y que sepamos reconocer estas cualidades.

Cada media hora, deberíamos pararnos un momento y pensar en nuestras cualidades positivas y en lo mucho que tenemos. Un mínimo de veinte veces al día son siete mil por año. Recordemos que somos lo que practicamos.

Esta práctica (fijarse y “decirse” aspectos positivos) se debe hacer extensiva y se deben observar y recordar los aspectos positivos de los otros, de aquellas personas de nuestro entorno, de nuestros seres queridos, y, también de nuestra vida.

En el caso de los otros es importante saber verbalizar estas características positivas.

En los procesos educativos del niño es de vital importancia educar el diálogo interior positivo, ya que no sólo su auto-concepto depende en gran parte de lo que dicen los adultos, sino que, mediante su diálogo interior, los niños elaboran los elementos que les servirán para valorarse a sí mismos hoy, y en el futuro, construyendo así su identidad personal.

TÉCNICA: PARADA Y CAMBIO DE PENSAMIENTO

  • Identifica y analiza el error cognitivo o la distorsión.
  • Sustituye el error cognitivo o la creencia por otra creencia o idea más racional.

Por ejemplo: Sustituir el ” – No lo puedo soportar…” por ” – O si que lo puedo soportar, aunque no me guste”.

” – Es horrible el error que he cometido” por ” – No me gusta haberme equivocado. Aprenderé para que no me vuelva a pasar”

” – Hace media hora que espero. Seguro que le ha pasado alguna cosa” por ” –  Se habrá entretenido con alguna cosa. Cuando lo vea lo primero que haré será preguntarle. Seguro que, como otras veces, tendrá explicación. No hace falta que me imagine nada negativo”.

Una estrategia útil para mejorar el estado anímico consiste en estar dispuesto a valorar los sentimientos y las emociones, como mínimos cuando no nos sentimos bien. Encontrar qué pasa por nuestra cabeza y evaluar si es un pensamiento proporcional y adecuado 0 exagerado e impreciso.

OTRA TÉCNICA: PARADA, RELATIVIZACIÓN, SUBSTITUCIÓN

1ro. Para de pensar !! Obsérvate a ti mismo. Dispara tu alarma interior delante de sentimientos y emociones negativos. Si lo puedes conseguir en tres minutos mejor que en tres horas, y aún menos, en tres días.

2do. Relativiza !! Los acontecimientos de la vida, los comportamientos propios o ajenos, tienen la importancia que nosotros le otorguemos. De esta forma, conviene que revisemos si les damos una importancia relativa o si les damos, como pasa frecuentemente, demasiada relevancia. Es importante que observemos cómo frecuentemente no valoramos en su justa media la realidad que tenemos delante. ” – Sólo son cosas de la vida”, ” – No pasa nada que no sea normal y previsible”, ” – Que no me guste no quiere decir que sea un drama”. Un gran porcentaje de las ocasiones en las que nos sentimos malamente, la causa es la manera exagerada y desproporcionada en que percibimos la realidad.

3ro. Sustituye el pensamiento !! Dice un proverbio tibetano: “Tal vez no puedas impedir que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, pero puedes evitar que hagan un nido en tus cabellos”. Como los pájaros, los pensamientos negativos no vuelven allá donde no les deja anidar.

Cuando te encuentres delante de pensamiento reiterativos, cuando estés muy preocupado, cuando no te puedas sacar una idea de la cabeza, la técnica de substituir un pensamiento por otro es muy eficaz. Puedes sustituirlo por cualquier pensamiento con la condición de que te guste y sea positivo para ti. No necesariamente deben ser pensamientos realistas, simplemente que te ayuden a sustituir el pensamiento negativo.

El tiempo que debe invertirse son cuatro o cinco minutos para cada substitución.

Cambia de actividad !! Si con las tres pautas anteriores no consigues substituir el pensamiento negativo, cambia de actividad. Tal vez en otro momento podrás revisar esas ideas o creencias que te afectan negativamente.

Sabemos que los cambios de pensamiento pueden comenzar a interiorizarse a partir de dos o tres semanas de haber comenzado la práctica, aunque el proceso puede durar unos cuantos meses antes de que se convierta en automático.

Ejercicio-practica-de-pensamiento-positivo

Otras prácticas cognitivas: Aprender a relativizar.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− dos = 7

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>