20 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Deberes: ¿si o no?

0 comentarios

deberes-si-o-noEl debate sobre las tareas escolares en casa, encuentra en la comunidad educativa diferentes posicionamientos.

Hay quienes mantienen que los deberes, de entrada, NO deben prescribirse. Y nos le falta razón cuando los deberes son ejercicios repetitivos y memorísticos que se mandan de forma general a toda una clase sin tener en cuenta el ritmo de aprendizaje de cada alumno.  Los deberes se convierten así en un método pedagógico injusto, ineficaz y contraproducente. Pero también debe reconocerse la necesidad de ciertos ejercicios repetitivos que faciliten la asimilación de ciertos contenidos en el proceso de aprendizaje.

La OCDE alerta de que unos deberes mal diseñados amplían las desigualdades sociales. Las tareas extra-escolares (como las actividades extraescolares) pueden contribuir a ampliar la brecha entre los estudiantes de nivel socioeconómico alto y medio y los alumnos que pertenecen a familias más desfavorecidas.

Los profesores deben dar un paso hacia la enseñanza personalizada, que va más allá del aprendizaje por competencias. Personalizar la formación implica unos deberes adaptados al ritmo de cada alumno, en función de sus necesidades educativas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta sobre el alto porcentaje de estudiantes españoles que sufren estrés por culpa de los deberes, uno de los más altos de Europa. De promedio, los niños españoles dedican seis horas y media semanales a tareas escolares en casa.

No se debe obviar el valor de la familia y su necesaria relación con los aprendizajes formales que realiza el niño. No es que la escuela “colonice el hogar”, o que los padres deban hacer de profesores, no. Lo que sabemos es que mantenerse en contacto con los tutores escolares y participar en la vida social de la escuela son elementos que previenen y/o corrigen potenciales problemas de aprendizaje e integración social. En esta línea, la familia se convierte en un elemento facilitador y cooperador con los ejercicios que se proponen desde la escuela. Decimos facilitador y cooperador, no fiscalizador, ni docente.

Por tanto, DEBERES, ni si, ni no, sino que DEPENDE. Deberes personalizados y bien diseñados, SI, en su medida y para el niño que los NECESITA.

De forma resumida podemos decir que los deberes son una oportunidad para que el niño:

•   Se enfrente a la realización de tareas en solitario, facilitando así su mayor autonomía.

•   Ejercite el autocontrol y practique el esfuerzo y el aplazamiento de las recompensas.

•   Mantenga el control de la atención.

•   Se implique y asuma responsabilidades.

•   Ejercite la auto-exigencia y la organización del tiempo.

Los padres deben ser, por tanto, elementos activos en esa tarea, ayudando y facilitando a su hijo a cumplir con sus deberes.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 + = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>