16 / 07 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Fobia escolar

2 comentarios

FOBIA ESCOLARLos niños con fobia escolar tienden a manifestar los siguientes tipos de respuestas:

1. Se niegan a asistir al colegio.

2. Lloran, gritan y patalean al llevarles a la escuela.

3. Se quejan de dolores y enfermedades cuando se acerca el momento de ir a la escuela, desapareciendo los síntomas si se le permite quedarse en casa.

4. Manifiestan síntomas fisiológicos, como rigidez muscular, sudoración excesiva en la palma de las manos, dolor de cabeza y estomago, nauseas, vómitos, diarrea.

5. Anticipan consecuencias desfavorables.

6. Evalúan negativamente sus capacidades.

7. Planean escaparse del colegio.

Si se hace cumplir la regla de la asistencia diaria a la escuela, el problema de la fobia escolar mejorará en forma notable en una o dos semanas. En cambio, si no le exige que asista diariamente a la escuela, los síntomas físicos y el deseo de quedarse en casa se volverán más frecuentes. Cuanto más tiempo pase su hijo en casa, tanto más difícil le resultará volver a la escuela. Podrían estar en juego la vida social y la educación futura del niño.

Cuando el niño se alborota al separarse de los padres, la mejor estrategia es informarle, calmadamente, que el padre / madre regresará y que el niño tiene que quedarse; después de esto, debe irse rápido. Una separación firme, rápida y con cariño es mejor tanto para los padres como para el niño.

Sugerencias para una fobia escolar

1. Insistir en ir a la escuela: La mejor terapia de la fobia escolar es ir diariamente a la escuela. Los temores se superan enfrentándolos cuanto antes. La asistencia diaria a la escuela hará que casi todos los síntomas físicos del niño mejoren.
Los síntomas se volverán menos intensos y se presentarán con menor frecuencia y, con el tiempo, el niño volverá a disfrutar de la escuela. Sin embargo, al principio el niño pondrá a prueba la determinación de la madre de enviarlo a la escuela todos los días. Los padres deberán hacer que la asistencia a la escuela sea una regla rigurosa, sin excepciones.

2. Los padres deben ser particularmente firmes las mañanas de los días de escuela: Al principio, las mañanas pueden ser difíciles. Mejor no pregunte al niño cómo se siente porque esto lo estimulará a quejarse.
Si el niño está suficientemente bien para estar levantado y andar de un lado a otro dentro de la casa, está suficientemente bien para poder ir a la escuela. Si se queja de síntomas físicos, pero son los que ya ha mostrado en otras ocasiones, deberá ser enviado a la escuela inmediatamente con mínima discusión. En el caso de que los padres no estén seguros acerca de la salud de su hijo, deben enviarlo a la escuela de todos modos; porque si los síntomas empeoran después, el centro lo comunicará a la familia.

Aunque se le haga tarde, el niño debe ir a la escuela. Algunas veces un niño puede llorar y gritar, negándose absolutamente a ir a la escuela. En ese caso, después de hablar con él sobre sus temores, se le debe llevar.

3. Coger una cita para que el niño vaya a ver a su médico la misma mañana si se queda en casa: Si el niño tiene un síntoma físico nuevo o parece estar muy enfermo, es probable que los padres quieran que se quede en casa. Si tienen dudas, probablemente su médico puede determinar la causa de la enfermedad del niño. Si el síntoma es causado por una enfermedad, puede iniciarse el tratamiento apropiado. Si el síntoma es causado por ansiedad, el niño deberá volver a la escuela inmediatamente. Los niños con dolor de garganta, tos moderada, secreción nasal u otros síntomas de resfriado, pero sin fiebre, pueden ser enviados a la escuela. Los niños no deben permanecer en casa por “parecer enfermos”, “tener mal color”, “tener ojeras” o “estar fatigados”.

4. Solicitar la asistencia del personal de la escuela: Deben informar al maestro de la escuela que, si los síntomas del niño aumentan, deje que se relaje de 5 a 15 minutos en otro lugar, en lugar de enviarlo a casa. Si el niño tiene algunos temores especiales, como leer en voz alta en clase, el maestro generalmente hará concesiones especiales.

5. Hablar con el niño sobre su temor a la escuela: En algún momento, que no sea una mañana de escuela, hablar con el niño sobre sus problemas, alentarlo a decir exactamente lo que le molesta, preguntarle qué es lo peor que podría pasarle en la escuela o en el camino a la escuela. Si hay una situación que pueda cambiar, decirle que harán todo lo posible por cambiarla. Si les preocupa que los síntomas puedan empeorar en la escuela, asegúrenle que puede relajarse unos minutos en el colegio según lo necesite. Después de escucharlo atentamente, deben decirle que entienden sus sentimientos, pero que sigue siendo necesario que asista a la escuela mientras mejora.

6. Ayudar al niño a pasar más tiempo con otros niños de su edad: Fuera de la escuela, los niños con fobia escolar tienden a preferir estar con sus padres, jugar dentro de casa, estar solos en su cuarto, ver mucha televisión, etc. Muchos no pueden pasar una noche en casa de un amigo sin desarrollar un sentimiento abrumador de nostalgia. Necesitan estímulo para jugar más con sus compañeros. Esto puede ser difícil para los padres que disfrutan de la compañía del niño, pero a la larga es el mejor curso de acción. Es necesario que alienten a su hijo para que hagan deporte (por lo general, prefieren los deportes que no son de contacto físico). Además es conveniente que envíen más frecuentemente a su hijo fuera de casa o a las casas de otros niños. Pueden invitar a los amigos de su hijo a salir con su familia o a pasar la noche en su casa. La experiencia en un campamento de verano podría resultarle sumamente beneficiosa.

Otras orientaciones a la familia ante una fobia escolar

Para tratar esta problemática de forma correcta, vuestras actitudes serán muy importantes:

1.- Actitud conjunta en ambos padres.
2.- Evitar el sobreproteger del niño/a.
3.- No reforzar conductas indeseables, no manifestando interés por el problema que se plantea, al menos externamente.
4.- No manifestar ansiedad.
5.- En principio, quitar importancia a sus vómitos, mareos, inapetencias o dolores estomacales.
6.- Manifestar interés por la escuela, su asistencia al centro escolar y la tarea desarrollada en él.
7.- Evitar las faltas a la escuela.
8.- Compensar su debilidad por otras vías (vitaminas…).

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  1. wilfredo says:

    buen articulo explica con claridad las recomendaciones gracias

  2. wilfredo says:

    buen articulo con recomendaciones claras para manjeo de la fobia escolar gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco × = 30

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>