18 / 10 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Hiperpaternidad

0 comentarios

HIPERPATERNIDADLa sobreprotección supone reducir la autonomía y capacidad de frustración del niño.

Los padres sobreprotectores (también llamados “guarda espaldas”, “helicópteros” o “quitanieves”) intervienen a la mínima señal de problema, nunca responsabilizan al niño de las consecuencias de sus conductas y siempre le sacan las castañas del fuego.

Estos padres suelen caracterizarse por enfocar la vida con un exceso de planificación que acaba estresando al conjunto de la familia. También presentan miedos irracionales respecto a diferentes aspectos de la vida como la alimentación, la seguridad, el crecimiento, etc. El impacto educativo de este estilo de padres suele ser el de niños con importantes hándicaps en la capacidad de afrontamiento, en la resolución de problemas y en la resistencia a la frustración.

Hay que educar a los hijos para que sean autónomos y se valgan por sí mismos.

Los niños necesitan espacio y tiempo para explorar el mundo por sí mismos. Así es como aprenden a pensar, a imaginar, a relacionarse con los demás, a descubrir lo que quieren ser, en lugar de lo que quieren los padres que sean.

La hiperpaternidad sobreprotege y los niños pierden lo que da sentido y satisfacción a la infancia y la vida, las pequeñas aventuras, los juegos, los secretos, la anarquía de sentimientos, los momentos de soledad e incluso de aburrimiento.

Los padres sobreprotectores hacen de las vidas de sus hijos vidas extrañamente suaves, excesivamente planificadas, sin éxitos personales y, hasta cierto punto, vidas artificiales y aburridas que en ocasiones pueden provocar conductas agresivas. Los hijos pierden la libertad de ser ellos mismos y lo saben. La frustración, la inseguridad y la rabia están servidas.

No hay una receta mágica para la paternidad. La ansiedad y la duda de los padres son parte natural del proceso educativo y no deben interpretarse como señales para controlar en exceso y sobreproteger a los hijos.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  • No hay artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>