15 / 12 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Causas de la distracción

0 comentarios

CAUSAS DE LA DISTRACCIÓNLa distracción consiste en el desplazamiento de la atención hacia otros estímulos diferentes a aquellos en los que estás ocupado.

Se trata de uno de los perores enemigos del estudio y causa de tu bajo rendimiento, a pesar de haber dedicado muchas horas al estudio, lo que cuenta no es el número de horas, sino la intensidad y concentración con que estudias.

Según provengan de fuera o de propio sujeto, a las causas de la distracción se les denomina distractores externos o internos.

Distractores externos

Son factores externos que atraen sobre ellos tu atención y la desvían, al menos momentáneamente, de las tareas que te habías propuesto realizar: estudiar.

Los ruidos del entorno (en especial los ruidos del interior de la casa, tales como la Tv, radio, interrupciones inesperadas, coloquios familiares o de vecinos, sonido del teléfono, etc.), que, por su carácter cercano e interés, te atraen hacia ellos y te apartan del estudio. El móvil es un buen ejemplo de distractor externo. Evita tenerlo cerca cuando estudies, aíslate de este elemento, pon distancia entre tu y el. “El móvil puede ser un ladrón de tiempo muy importante.”

Los factores ambientales de tu entorno inmediato, tales como: deficiente iluminación, temperatura inadecuada, postura excesivamente cómoda, libros distribuidos por toda la casa, exceso de desorden en la mesa de estudio, etc., que hacen que pierdas tiempo y te desconcentres.

La falta de un horario que planifique tus actividades y tus horas de dedicación al estudio. Como consecuencia de ello, a veces, se te acumularán la tareas y dudarás cuál emprender primero, y otras veces no sabrás que acción acometer.

La inercia a dejarse llevar por la pasividad y la comodidad inicial. Comenzar a estudiar supone un firme acto de voluntad. Una vez que ya has comenzado, cuesta menos mantenerse. Puedes encontrar muchas excusas para retrasar tu hora de comienzo: te sientes cansado, has de realizar antes unas llamadas, has de ver un programa de televisión o tomar un café o …

La excesiva dificultad de la materia que estás estudiando, que hace que te desmotives, al comprobar tu poco rendimiento en la misma.

La excesiva facilidad de la tarea que estás realizando, que te desconcentra de la misma por un exceso de confianza en tu habilidad.

La monotonía de lo que estás estudiando, que hace decaer tu interés por la tarea, a causa del aburrimiento, y te conduce a la distracción.

La competencia de otros objetivos externos que te atraen más. Por ejemplo: ver el partido, ir al cine, salir con los compañeros, realizar unos trámites que tienes pendientes, etc.

Distractores internos

Otras veces las causas de la distracción no están fuera de ti, sino que son internas, te acucian, te absorben e interfieren con el estudio o con la tarea que estás realizando.

Los problemas y conflictos personales y familiares, todavía sin resolver, hace que les dediques mucho tiempo y, cuando te dispones a trabajar, disminuyes tu nivel de atención porque sigues preocupado y tienes a volver sobre ellos.

El nivel de ansiedad, cualquiera que sea su cusa: orgánica, psíquica, fracaso, etc., también conlleva mayor dificultad para prestar atención.

La falta de interés por el tema que vas a estudiar o la falta de motivación por los estudios en general, por cuya razón, aunque dedicas horas al estudio, te aplicas menos y, por consiguiente, tu rendimiento es bajo.

Los asuntos todavía por resolver crean en tu mente una fijación, que te distrae de los asuntos en los que estás trabajando.

La acumulación de tareas, que has de realizar en poco tiempo, crea en ti ansiedad y desconfianza al no poder resolverlas en ese corto periodo de tiempo disponible.

La fatiga física o psíquica, que crea condiciones psicofísicas que hacen que momentáneamente te resulte difícil concentrarte.

La debilidad de la voluntad, que hace que, una vez iniciada una tarea, te resulte difícil mantenerte en la misma. Encontrarás muchos pretextos para dejar de estudiar: llamar por teléfono, beber un vaso de agua, pensar en…

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno × 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>