15 / 12 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Trastornos de la conducta o del comportamiento

0 comentarios

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA O DEL COMPORTAMIENTOEl término “comportamiento”, siendo en principio muy similar a conducta, refleja algo más que lo puramente observable, e integra no sólo las actuaciones concretas objetivas y medibles (conducta), sino también rasgos de carácter más estable.

Por ejemplo, cuando hablamos de “una conducta perturbadora en el aula”, estamos haciendo referencia a una actuación puntual de un sujeto en dicho contexto; en cambio, al hablar de “un comportamiento perturbador en el aula” se interpreta que dichas conductas se producen de manera generalizada, estable y/o frecuente. Este comportamiento también está presente en el ámbito familiar.

Los trastornos del comportamiento son los principales motivos de consulta de causa no orgánica en los servicios de salud y de consumo, y de utilización de recursos sociales en la infancia. Su frecuencia se sitúa en torno al 8-12%. Es más frecuente en el sexo masculino y se presenta en edades más tempranas y con síntomas más graves. La sintomatología que presenta es variada con predominio de comportamientos contrarios a los derechos de las otras personas y a las normas sociales establecidas. Como consecuencia de ello, se deteriora la socialización y se aumenta el riesgo de padecer retraso escolar y consumo de tóxicos.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico y debe realizarse de manera precoz, puesto que el paso del tiempo empeora el pronóstico.

Los aspectos preventivos son de suma importancia, ya que reducen la probabilidad de aparición del trastorno o frenan la progresión de los síntomas, si ya está establecido el problema.

En relación a la etiología o causa que producen los problemas de comportamiento en la infancia y adolescencia, se pueden plantear tres cuestiones genéricas: ¿es el reflejo de la sociedad en que vivimos? ¿es el reflejo de la propia naturaleza humana? ¿es la expresión sintomatológica de un estado de enfermedad? Estas y otras preguntas son difíciles de responder puesto que la causa parece ser la suma de muchos factores que se relacionan, potencian e interactúan entre sí. Muchas situaciones contextuales, consideraciones temperamentales o genéticas, etc. pueden producir comportamientos no adecuados a las normas sociales o a los derechos de las demás personas. Sin embargo, la denominación “trastorno del comportamiento” se debe reservar para las ocasiones en las que exista una entidad clínica definida.

Los trastornos del comportamiento más frecuentes son: el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), el Trastorno Oposicionista/Negativista Desafiante y el Trastorno Disocial.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ siete = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>