20 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Tipos de separacion

0 comentarios

TIPOS DE SEPARACIÓNConociendo la clase de separación que ha sufrido una pareja es posible determinar, con bastante exactitud, la intensidad del impacto emocional que han sufrido los miembros los miembros y predecir con cierta fiabilidad cómo será la turbulencia en los años posteriores.

La separación por infidelidad suele ser la más traumática, la separación por deterioro de la convivencia acaba siendo un alivio para todos y la separación por las especiales características de uno de los cónyuges (trastorno severo de personalidad, enfermedad mental, alcoholismo, drogadicción) también se agradece.

El impacto en la descendencia varía en función de cómo se conduzca el proceso y de la edad y características de los implicados (padres, hijos, familia extensa).

En las relaciones más conflictivas y traumáticas la separación suele provocar un alivio.

Las separaciones conflictivas suelen afectar al equilibrio emocional de los implicados y, en el caso de niños y adolescentes, puede afectar al rendimiento escolar, al sueño, a la alimentación, a la seguridad emocional, … y así un largo etcétera.

También existen determinadas circunstancias que se asocian con lo que será una separación traumática de la pareja y las que, por el contrario, auguran cierto ajuste armónico postseparación.

Síntomas de separación que devendrá en traumática:

– Existencia de un vínculo emocional muy intenso con el otro cónyuge (es decir, seguir profundamente enamorado).

– Existencia de sentimientos ambivalentes ante el hecho de la separación y el divorcio (“quiero y no quiero”).

– La desaprobación personal de la separación y el divorcio.

– Resultar discriminado como consecuencia de la separación.

– Experimentar desaprobación por parte de personas cercanas y significativas.

– Haber iniciado uno de los cónyuges el proceso de separación sin mencionar nada al otro.

– Existencia de ardientes deseos de castigar al otro cónyuge.

Síntomas de que las cosas pueden salir bien:

– Existencia de cierta estabilidad económica en cada uno de los miembros de la pareja.

– Tener la oportunidad de desarrollar nuevas relaciones a través del trabajo y otras relaciones sociales.

– Tener la convicción de que no todo se termina con la separación.

Pero también hay que considerar:

– La personalidad de cada uno de los cónyuges y su capacidad de reacción y de sobreponerse (resiliencia) a esos avatares.

– Las personas con más posibilidades de superar sus divorcios son las que tienden a aceptar lo que les ocurre, toman decisiones constructivas y aprenden de lo que les ha sucedido para seguir adelante.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 7 = treinta cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>