24 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Terapias de exposición

0 comentarios

terapias-de-exposicion¿Qué problemas trata la Terapia de exposición?

La ansiedad en general y específicamente la ansiedad social, las fobias, el estrés post-traumático (TEPT), los problemas de ansiedad obsesivo compulsivo (TOC), el estrés agudo, los ataques de pánico.

La terapia de exposición emplea varios métodos para apoyar la reducción de las respuestas emocionales perturbadoras.

Por las implicaciones vivenciales y de aprendizaje que tiene, este tipo de terapia debe de analizar y evaluar la idoneidad de su aplicación para cada caso y momento.

Tipos de exposición

La exposición imaginaria: en este tipo de exposición, se pide a la persona afrontar las emociones perturbadoras (miedo, ansiedad, angustia, timidez,…) imaginando la situación. Creándola y recreándola mentalmente. Por ejemplo, una persona con agorafobia, (miedo a lugares con mucha gente), podría imaginarse de pie en un centro comercial lleno de gente. Esta exposición permitirá abordar cognitivamente el problema prescindiendo de los estímulos físicos reales (presencia física, sonidos, olores,…).

La exposición en vivo: cuando se utiliza este tipo de exposición, la persona está expuesta a los objetos de la vida real y a escenarios físicos y sensoriales concretos. Por ejemplo, una persona con miedo a volar (aerofobia) puede ir al aeropuerto y ver el movimiento en pista de los aviones.

La exposición a Realidad Virtual: este tipo de exposición combina algunos elementos de las dos anteriores y ha mostrado su potencia en el tratamiento de muchas fobias. La infografía permite hoy acercarnos a realidades ficticias pero que, “son fabricadas por la mente”. Por ejemplo, alguien que tiene miedo a las alturas podría participar en una simulación virtual de bajar por una escalera de incendios.

La terapia de exposición utiliza la combinación de diferentes técnicas en función de la problemática que aborde.

Desensibilización sistemática: esta técnica incorpora técnicas de relajación, el desarrollo de una jerarquía de ansiedad, y la exposición gradual al elemento o situación temida. El entrenamiento de relajación podría incluir la relajación muscular progresiva, vistas y sonidos relajantes, y / o la imaginación guiada. La jerarquía de la ansiedad podría utilizar algo como Unidades Subjetivas de Malestar Wolpe de Escala (SUDS) para crear una lista de eventos que producen ansiedad en una escala de 0-100. Luego, durante la exposición gradual a los artículos clasificados, las técnicas de relajación aprendidas se aplican para compensar el estrés y la ansiedad.

• La exposición gradual: esta técnica es similar a la desensibilización sistemática, pero no integra necesariamente el uso de técnicas de relajación.

• La inundación: en esta técnica, la exposición puede ser en vivo o imaginaria. La persona está intensamente expuesta a eventos que le generan ansiedad por un período de tiempo prolongado. Las inundaciones se hacen generalmente hasta que la ansiedad se reduce significativamente.

• La exposición prolongada: ha probado su eficacia con temas relacionados con el trauma y es una técnica es similar a las inundaciones, pero también incorpora la psicoeducación y el procesamiento cognitivo.

• La exposición y prevención de respuesta (ERP): una técnica efectiva para las personas que experimentan obsesiones y compulsiones, la ERP trabaja para debilitar el vínculo entre las obsesiones y compulsiones. Los terapeutas provocan las obsesiones de una persona y luego le piden no participar en sus rituales o compulsiones de comportamiento.

Las técnicas suplementarias

• La reestructuración cognitiva: muchos terapeutas complementan las técnicas de terapia de exposición con un componente cognitivo con el fin de reforzar aún más el progreso. Los terapeutas ayudan a replantear los patrones de pensamiento defectuosos que mantienen el miedo o la fobia.

• Los medicamentos: medicamentos psicotrópicos como los antidepresivos y benzodiazepinas se han demostrado ser eficaces en la reducción de los síntomas biológicos de la ansiedad. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se recomienda una combinación de la terapia de la farmacoterapia y la exposición.

¿Es eficaz la terapia de exposición?

Los beneficios de la terapia de exposición han sido bien documentados y muchos estudios aparece la terapia de exposición como un tratamiento de primera línea para varios problemas de salud mental.

• Un estudio de 2012 publicado en la revista Journal of Rehabilitation cita la terapia prolongada exposición (PE) como el estándar de oro para el tratamiento de estrés postraumático, especialmente para trastornos por combate y traumas por experiencias militares.

• De acuerdo con la Fundación Internacional OCD, 7 de cada 10 de las personas con problemas obsesivo-compulsivos experimentan una disminución del 60-80% en relación con los síntomas cuando participan en una combinación de exposición y prevención de respuesta (ERP) y la reestructuración cognitiva.

• De acuerdo con un artículo de 2011 publicado en el Psychiatric Times, un meta-análisis de los que participaron en los estudios de terapia de exposición informó de resultados positivos en el post-tratamiento de seguimiento, aproximadamente cuatro años después de recibir el tratamiento. El noventa por ciento de los participantes informaron de su ansiedad a un nivel reducido y el 65% de los participantes ya no estaban experimentando su fobia específica.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 9 = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>