12 / 11 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Miedo a la altura

0 comentarios

MIEDO A LA ALTURA 1Lo primero, como siempre, es definir el miedo y las situaciones en que se produce: a tirarse por un tobogán, a subirse a las atracciones, e entrar en el ascensor, y caerse por el hueco, a trepar por un árbol, a mirar por una terraza, a que una fuerza extraña le empuje al abismo, a caerse, etc.

Para ayudar al niño a vencer el miedo a la altura es preciso disponer de un elemento que le permita ganar altura poco a poco: una escalera, el balcón de casa, el tobogán del parque o la atracción que menos altura alcance. A continuación hay que plantear un listado de situaciones y centrarnos en aumentar el tiempo de permanencia en la altura y aumentar la dificultad de la situación.

Proponemos el siguiente procedimiento:

1. Primero acompañaremos al niño de la mano en sus primeros acercamientos al balcón, la escalera o el tobogán. Procuraremos que permanezca cerca del objeto sin cogernos de la mano.

2. Le pedimos que permanezca próximo a lo temido, aumentando poco a poco el tiempo y disminuyendo la distancia: dar un paso dentro del balcón hacia la barandilla, estar en el primer escalón del tobogán, poner un pie dentro y otro fuera del ascensor. Al principio sólo tiene que probar y luego intentar permanecer en esa posición. No hay que forzar la conducta.

3. Cada día le animaremos a estar un paso más cerca de la barandilla, un escalón más arriba del tobogán o dentro del ascensor con la puerta abierta.

4. Establecemos los pasos necesarios para que llegue a la meta: asomarse al balcón y mirar, cerrar la puerta del ascenso y subir, tirarse por el tobogán. Cuando lo consiga, repetiremos la experiencia y le felicitaremos por lo que ha logrado.

5. A muchos niños les tranquiliza enfrentar sus temores de la mano de sus padres. Si es así, habrá que plantearse ir cumpliendo cada paso que hemos establecido, primero con el niño de la mano y luego él solo; no pasaremos al siguiente hasta que sonsiga hacerlo sin nosotros. Permaneceremos cerca animándole, pero él tiene que enfrentar el miedo solo.

Acciones que nos ayudan a aproximarnos al objetivo:

  • Ver a niños divirtiéndose en el parque de atracciones o en los columpios de un parque. Si son sus amigos, mejor.
  • Ir de excursión por la montaña.
  • Pedirle algo que requiera subirse a una silla o taburete para alcanzarlo.

Para que el niño aprenda a enfrentar sus miedos, hay que aproximarle a lo temido, sin imponérselo y respetando sus tiempo.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 4 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>