23 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Darse órdenes a uno mismo

0 comentarios

DARSE ÓRDENESEl habla interna y las autoinstrucciones nos regulan y nos dirigen hacia nuestros objetivos. Conseguir que el niño se hable a sí mismo será una de las claves en la adquisición de control de impulsos sin necesidad de un control externo que se lo recuerde.

Al principio habrá que decirle en voz alta lo que tiene que hacer y pedirle que lo repita.

Muchos padres se quejan de que sus hijos funcionan adecuadamente cuando están con ellos y, sin embargo, en el momento en que desaparecen, los niños se descontrolan. La explicación es sencilla: ejercen correctamente sobre el niño el control que necesita, pero no pueden estar presentes permanentemente, por lo que tendrán que trabajar con él formas de control interno como las autoinstrucciones, para que también regule su comportamiento sin necesidad de que sus padres estén delante. Esta técnica consiste en asegurarse que el niño ha entendido lo que se espera de él y pedirle que se lo repita a sí mismo en voz alta.

Al niño se le puede hablar del futuro, de lo que se desea que consiga: “Estás aprendiendo a vestirte, como los mayores”, pero a través de las tareas del presente, “Qué bien te pones los zapatos”. Hay que ir desglosando las actividades en el aquí y el ahora, guiándole en su actuación: “Sabes ponerte tan bien los calcetines que mañana vas a intentarlo con los pantalones”.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>