20 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Qué debilita la autoestima?

0 comentarios

QUÉ DEBILITA LA AUTOESTIMACon las siguientes actitudes, los padres u otros adultos que se relacionan con el niño pueden debilitar la autoestima:

Las críticas constantes. Algunos padres, muchas veces de forma inconsciente, ponen etiquetas a sus hijos y éstos acaban asimilándolas como parte de su forma de ser: “Eres un llorón”, “eres un desastre” o “qué pesadito eres”. Si el niño crece con la idea de que nunca hace nada bien, seguramente incorporará este pensamiento a su forma de actuar. El concepto que se cree que de sí mismo está condicionado por lo que sus padres dicen de él. Por tanto, si se refuerzan los buenos comportamientos, asumirá que hace bien unas cosas y que puede mejorar otras.

No dejarle actuar solo. Los niños necesitan tiempo, no pueden ser tan rápidos como los adultos. Muchas veces los padres caen en el error de decirles constantemente cómo deben actuar y están pendientes para corregirles sin darles tiempo para que ellos solucionen sus tareas. Todos los niños precisan retos cada día más difíciles para crecer y hacerse autónomos. Si no se potencia este aspecto, cuando crezcan serán incapaces de hacer las cosas por miedo a que les salgan mal.

Las comparaciones. Todos los niños son diferentes. A cada uno se le dan bien determinadas tareas que se deben potenciar. Algunos padres tienden a compararlos con sus hermanos, sus amigos u otros niños. Es necesario hacerles saber las aptitudes que deben mejorar, pero no por comparación con otros.

Si un pequeño se cae con cierta frecuencia, no debemos decir: “-Eres un patoso. ¿No puedes subir las escaleras como tu hermano? ¿No ves que él no se cae?”. El niño no podrá hacer nada para mejorar, porque él no es tan ágil como su hermano. Será mejor decirle: “-Ayer te agarraste a la barandilla y no tropezaste. ¿Por qué no lo haces así hoy?”. De este modo interpretará la recomendación como algo que es capaz de hacer.

La indiferencia. Si se habla del niño a otras personas, va a saber sin duda que el diálogo se refiere a él. Conviene implicarle en la conversación para que no se sienta ignorado y sepa que su opinión sobre sí mismo también interesa a todos.

Exigirle demasiado para su edad. Si le exigimos más de lo que puede hacer, probablemente se desanimará al ver que no es capaz de hacer las cosas que sus padres le piden.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>