21 / 10 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Por qué roba un adolescente?

0 comentarios

POR QUÉ ROBA UN ADOLESCENTE 1 TERRASSA BARCELONALos preadolescentes y los adolescentes saben que no se puede robar y que robar es un delito. Pero muchos de estos adolescentes  no acaban de ser conscientes de la infracción y diluyen la acción  en una forma de juego y rebelión contra lo establecido (hay mucho de adrenalina y emoción en esto, y la adrenalina en la adolescencia es como el fuego a la gasolina). Este tipo de robo o hurto es episódico e igual que aparece desaparece rápidamente. El joven adolescente ha podido acercarse a los límites de lo permitido y ha interiorizado que infringir la norma  tiene consecuencias negativas y “no merece la pena”. Ha aprendido a autocontrolarse.

Pero podemos encontrar jóvenes que roban por la incapacidad para tolerar la frustración de no poder tener aquello que desean (en el proceso educativo no se les hizo distinción entre deseo y necesidad y los padres no han sabido poner límites y “se lo han dado todo”), ahora, con 13 años y en tiempos de crisis, vienen las restricciones, y aquel niño que con 6 años era el centro de atención y atracción de todo lo que había a su alrededor, lleva viviendo los dos últimos años teniendo que “hacer lo que sea (incluso robar) para tener lo que quiera.”

POR QUE ROBA UN ADOLESCENTE TERRASSA BARCELONAEn otros casos el robo es reflejo del estrés en la familia, en la escuela o con los amigos (o todo lo anterior a un mismo tiempo). Especialmente la presión del grupo de amigos es muy fuerte durante la adolescencia y ser aceptado por sus iguales es vital para la autoestima del adolescente. Si el entorno y los amigos favorecen estas conductas, nuestro adolescente entrará fácilmente en esas dinámicas.

Para otros adolescentes robar es una petición de ayuda sobre los abusos emocionales o físicos que padecen.

En todos estos casos existe un denominador común, la ausencia de autocontrol para realizar la conducta y la necesidad de desarrollar respuestas apropiadas. En los casos extremos hablamos de cleptomanía.

¿Qué hacer ante el robo?

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× nueve = 63

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>