19 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Pautas para profesores de alumnos con TDAH (I)

0 comentarios

Pautas de carácter general para profesores/as que son útiles para incrementar la atención en alumnos con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad):

Utilizar la técnica del subrayado con colores.

Seguir de cerca el trabajo del alumno haciéndole continuos comentarios sobre cómo lo va desarrollando.

Mantener un contacto periódico con los padres para mantenerlos informados de su progreso y para que los padres informen al profesor de posibles acontecimientos que convenga que conozca: acontecimientos sociales, comportamientos exageradamente adecuados o inadecuados, tareas escolares que realiza en casa, etc.

Evitar caer en la “trampa” de tomar las conductas inadecuadas del alumno como un desafío personal; verlo más bien como una consecuencia de su problemática de atención.

Evitar castigos tan extremos como una humillación en público.

Intercalar  pausas cada diez minutos como máximo (según la edad y la tolerancia de cada alumno) en las explicaciones de las tareas.

Ofrecer continuas explicaciones sobre la calidad en la realización de tareas curriculares y en aspectos de relación social con los demás compañeros y con los profesores.

– Los alumnos con problemas de atención (TDAh) presentan un alto índice de fracaso en sus relaciones sociales, por lo que mostrarse en momentos fuera de la hora de clase como alguien que los escucha y entiende contribuye a crear una predisposición positiva hacia los mandatos del profesor.

Dosificarle las actividades y ayudarle a que planifique su ejecución (a él le cuesta planificar y programar lo que va a hacer).

Pactar con el alumno algún gesto o señal para cerciorarnos de que está atendiendo cuando comenzamos con alguna explicación.

Evitar en lo posible cambios bruscos en las actividades que realiza.

Utilizar su agenda como vehículo de comunicación positiva, no negativa, con sus padres.

– En los exámenes evaluar sus conocimientos del tema, no su rendimiento o la capacidad de concentración; si es posible realizar exámenes más cortos, parte orales y parte escritos u orales en su totalidad. Debemos pensar que cuando hacemos una prueba para saber el nivel de conocimientos adquiridos no evaluamos aspectos como la atención, la concentración, la capacidad de estarse quieto, etc., aspectos éstos deficitarios en este tipo de alumnos.

Sigue en: Pautas para profesores de alumnos con TDAH (II).

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 − = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>