22 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Padres y ansiedad infantil

0 comentarios

PADRES Y ANSIEDAD INFANTILPautas para padres que necesiten reducir la ansiedad de sus hijos:

1.- Procura ser consciente de cómo manejas los problemas y administras medidas disciplinarias.

2.- Recuerda que la ansiedad no es un mal comportamiento a propósito, pero que refleja una inhabilidad de controlarlo. Por lo tanto, se paciente y procura estar preparado para escuchar. Ser demasiado crítico, despectivo, impaciente o cínico, probablemente sólo empeorará el problema.

3.- Mantén metas y expectativas realistas, alcanzables, para tu hijo. No digas que la perfección es esperada o aceptable. Frecuentemente, los niños ansiosos tratan de complacer a los adultos, y tratarán de ser perfectos si creen que eso es lo que se espera de ellos.

4.- Mantén una rutina consistente, pero flexible para las tareas de la escuela, los quehaceres del hogar y otras actividades.

5.- Acepta las equivocaciones como una parte normal del crecimiento, y que no se espera que nadie haga todo igualmente bien. Alaba y apoya el esfuerzo, aunque no esperes que haya éxito. No hay nada de malo en reforzar y reconocer el éxito, mientras que no crees expectativas poco realistas y estándares no razonables.

6.- Si tu hijo está preocupado sobre un suceso que se acerca, como hacer una presentación delante del grupo de la clase, practica con él o ella frecuentemente para aumentar su confianza y disminuir su incomodidad. No es realista esperar que toda la ansiedad desaparezca; en vez de eso, la meta debe ser llevar la ansiedad a un nivel manejable.

6.- Enseña a tu hijo estrategias simples para ayudarlos a lidiar con la ansiedad, como organizar sus materiales y su tiempo, escribir pequeños guiones sobre qué hacer y decir cuando la ansiedad aumente, ya sea en voz alta o para sí mismos, y aprender a relajarse bajo condiciones de estrés. Practicar situaciones, hasta que se alcance un nivel de comodidad, puede ser una actividad que reduzca la ansiedad.

8.- Presta atención y habla con tu hijo regularmente, y evita ser permanentemente crítico. Ser crítico puede aumentar la presión para ser perfecto, lo que puede estar contribuyendo al problema en primer lugar. No trates las emociones, las preguntas y las declaraciones sobre el sentir ansiedad como tontas o sin importancia. Podrían no parecer importantes para ti pero son reales para tu hijo. Considera serias todas las discusiones, y evita dar muchos consejos. Muéstrate dispuesto a ayudar y ofrecer asistencia en la medida en que te lo pidan.

9.- Procura crear un buen clima familiar.

10.- No supongas que tu hijo está siendo difícil o que el problema desaparecerá. Busca ayuda si el problema persiste y continúa interfiriendo con las actividades diarias.

La ansiedad no tratada puede llevar a la depresión y a otros problemas que pueden continuar en la edad adulta. Sin embargo, los problemas de ansiedad pueden ser tratados efectivamente, especialmente si han sido detectados temprano.

A pesar de que no es realista ni aconsejable tratar de eliminar completamente toda la ansiedad, en general, la meta de la intervención debe ser que el niño o niña regrese a su nivel típico de funcionamiento.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


5 − = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>