21 / 08 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Los miedos según la edad

0 comentarios

EL MIEDO SEGUN LA EDADExisten ciertos miedos que pueden aparecer como parte del desarrollo infantil, se llaman  miedos evolutivos.

Estos miedos suelen desvanecerse poco a poco, a medida que el niño va madurando y, aunque forman parte del desarrollo infantil, no están presentes en todos los niños, su frecuencias ronda el 50%.

Los miedos según la edad

0 a 6 meses: ruidos fuertes, pérdida de soporte emocional, estímulos intensos y repentinos.

7 a 12 meses: objetos de aparición súbita, personas extrañas.

1 año: personas extrañas, separarse de los padres, heridas (agujas, inyecciones, cuchillos).

2 años: ruidos fuertes (aspiradora, sirenas, tormentas), habitaciones oscuras, separarse de los padres (se acrecienta).

3 años: animales, oscuridad, ruidos, máscaras y disfraces, separarse de los padres (se acrecienta).

4 a 5 años: animales, oscuridad, ruidos nocturnos, gente con aspecto inquietante, separarse de los padres.

6 años: brujas y fantasmas, perderse, dormir solo, oscuridad, tormentas, animales, muerte, separarse de los padres.

7 a 8 años: brujas, fantasmas, monstruos, sombras, sótanos, acontecimientos diarios que aparecen en los medios de comunicación, lesiones corporales.

9 a 10 años: fracaso escolar, ridículo, lesiones corporales.

Los miedos más frecuentes

  • El miedo a la pérdida de soporte emocional

Algunos niños, durante sus primeros meses de vida, pueden manifestar miedo a estar solos, ya que, cuando no ven a sus cuidadores, piensan que han desaparecido para siempre. Es uno de los primeros miedos evolutivos que puede tener el recién nacido. La maduración del Reflejo de Moro ayudará a ello.

  • El miedo a los ruidos fuertes

Puede aparecer en los primeros meses de vida del niño, que está habituándose al mundo y a sus sonidos. Precisamente por eso, los ruidos especialmente intensos pueden causarle grandes sustos y provocarle el llanto. Este miedo se mantiene hasta aproximadamente los dos años. Aunque en edades más avanzadas (hasta los cuatro o cinco años) los niños pueden seguir teniendo miedo a los ruidos, es menos acusado e implica otras connotaciones, como el temor a los ruidos en la noche o en un sótano.

  • El miedo a los extraños

Hasta aproximadamente los siete meses, el bebé se deja coger tranquilamente por cualquier persona diferente de los padres. Pero en torno a los siete u ocho meses ya distingue perfectamente la cara de sus padres de las de los demás, y es cuando puede aparecer el temor a los extraños. Este miedo suele desaparecer a medida que el niño va reconociendo o se va habituando a otras caras a través de las continuas visitas. Lo habitual es que se difumine poco a poco alrededor del año y medio o dos años.

  • El miedo a separarse de los padres

Quizá éste sea uno de los miedos más representativos en la infancia. La gran mayoría de los niños, en algún momento, pueden mostrar temor a separarse de los padres. Este miedo forma parte de los procesos de apego y vinculación filo-parental. Resulta más frecuente entre los dos y los tres años. Es importante, especialmente en este periodo, fomentar la independencia y autonomía del niño.

  • El miedo a la oscuridad

Suele aparecer en torno a los dos o tres años y dura aproximadamente hasta los seis, edad en que va desapareciendo. Es frecuente que el miedo a la oscuridad se asocie con otros tipos de miedo, como la separación o a lo desconocido. Muchas veces está inducido por los hermanos mayores o por los adultos, que, sin darse cuenta, atemorizan al niño con la existencia de seres nocturnos, el hombre del saco, el coco u otras crueldades.

El miedo a las brujas, los fantasmas y otros entes imaginarios suele aparece hacia los seis años. Para entonces, el temor a la oscuridad podrá convertirse  en el miedo a que aparezcan este tipo de seres por la noche. El pensamiento fantástico de los niños ayuda a que se instauren estos miedos y, en torno a los siete años, pueden empezar a tener miedo de realizar acciones que antes llevaban a cabo sin ningún problema, como andar solos por la casa.

  • Los miedos sociales

Aproximadamente a los 9 ó 10 años todos los miedos anteriores, relacionados con amenazas físicas, van desapareciendo y son sustituidos por otros miedos relacionados con la vida social. Así, a partir de esta edad son típicos el miedo a hacer el ridículo, a la escuela, a la muerte, a la soledad, al rechazo, etc.

El temor a hacer el ridículo en las situaciones en las que el niño tiene que demostrar sus aptitudes delante de otros: teme fallar y hacerlo mal. Es un miedo propio de estas edades, pero si se prolonga mucho en el tiempo, puede dar lugar a problemas de timidez y autoestima.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>