20 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Cómo modificar la conducta?

0 comentarios

modificar-conductasLas técnicas de modificación de conducta proporcionan a los padres una parte importante de las habilidades que necesitan para cambiar el comportamiento y las actitudes de sus hijos. Veamos algunos aspectos para modificar conductas.

Analiza su comportamiento

Uno de los primeros pasos para la modificación del comportamiento es analizar la conducta inadecuada y determinar una causa. “¿Qué es lo que sucede justo antes de la conducta ?” , “¿qué sucede durante el conflicto? “ y “¿cuáles son las consecuencias de la conducta? “

Mediante el análisis de estas situaciones se pueden orientar los comportamientos específicos que se deseen cambiar en lugar de tratar de cambiar a “todo el niño a la vez”.

Considera su edad y características

Es importante determinar el comportamiento específico que deseas modificar y elegir el cambio de comportamiento que tenga una mayor probabilidad de éxito considerando la edad y las características del niños o adolescente. Observa cuándo y dónde se produce el comportamiento y todo lo que pueda ser un desencadenante de la conducta inadecuada. Ser preventivo y anticiparse es la mejor forma de educar los comportamientos. Procura hacer y valorar las aproximaciones que tu hijo vaya haciendo respecto a la conducta deseada.

Describe el comportamiento

Describe (y escribe) el comportamiento que te gustaría que tu hijo cambiara. Haz esto cuando ambos estéis calmados y relajados (racionales), y no en el calor de una discusión.

Procura ser específico y concreto al describir el comportamiento y ten cuidado de no mezclar la conducta que estás tratando de cambiar con el incidente concreto que la produjo. Centrándote en el comportamiento específico le permites a tu hijo ver que no estás atacándolo a él/ella como persona, sino a la conducta o comportamiento. “- No eres tú; es esa conducta la que no está permitida”.

Una vez que hayas identificado y descrito el comportamiento que deseas cambiar, es el momento de compartir algunas expectativas claras con tu hijo. Usa un lenguaje que no pueda ser mal interpretado en cuanto a las directrices marcadas para el cambio. Di algo así como : “- LLevas más tiempo con el ordenador de lo que tienes permitido. Sabes que no puedes estar más de ese tiempo. ¿Entiendes lo que eso significa?”. Deja que tu hijo te conteste y luego repite lo que has dicho. De entrada intenta memorizar sus explicaciones para luego meditarlas, pero no entres en debates.

A partir de ahí, puedes pasar a las consecuencias de sus acciones si decide continuar utilizando el ordenador más tiempo del permitido. No te centres en el argumento que te de, ni en su tono de voz al responderte o cualquier otra acción inadecuada que pueda ocurrir. Concéntrate en el comportamiento que deseas cambiar manteniendo tus expectativas claras.

Consecuencias firmes

Las reglas y las consecuencias le permiten a tu hijo identificar y diferenciar la conducta adecuada de la que no lo es. Los niños (y más los adolescentes) tantean los límites y prueban transgredir las normas. Ceder o dar marcha atrás cuando tu hijo te reta, sólo conducirá a empeorar la convivencia y será caldo de cultivo para comportamientos inapropiados futuros. Se preventivo.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 − tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>