19 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Intervenir en un Trastorno de Vinculación

0 comentarios

INTERVENIR EN EL TRASTORNO DE VINCULACIÓN TERRASSA BARCELONALa intervención con niños que presentan trastornos de la vinculación va a depender de sus circunstancias actuales y, evidentemente, de su propia historia. En algunos casos, el terapeuta no podrá modificar situaciones ambientales generadoras y mantenedoras del problema (pérdidas de padres, separaciones, condiciones de pobreza extrema o entornos marginales, etc.), por lo que su trabajo se centrará en el propio niño y en las personas actuales de referencia.

En otros casos, por ejemplo, niños de familias normalizadas que sufren de problemas de vinculación por motivos diversos (niños adoptados, enfermedad crónica de la madre, separaciones forzosas, etc.) el trabajo puede efectuarse a nivel familiar y en su entorno inmediato (escuela, hoga familiar, etc.) con un mejor pronóstico si no hay otros factores de riesgo.

Aunque puede ser necesario el trabajo psicológico individual con el niño, en la mayoría de los casos, uno de los principales objetivos del terapeuta, será proporcionar información y comprensión acerca del problema a los padres o tutores del niño.

a) Trabajo psicológico individual

En términos generales, cuando existen problemas de la vinculación a edades tempranas, el objetivo fundamental es reforzar la línea emocional del niño. Se trata que el niño vaya ganando confianza en sí mismo a medida que le proporcionamos un mayor apoyo afectivo por parte de las figuras de referencia y un ambiente predecible y estable.

Como parte de la interINTERVENIR EN EL TRASTORNO DE VINCULACIÓN 1 TERRASSA BARCELONAvención, el terapéuta infantil puede trabajar aspectos concretos de las emociones y sentimientos del niño. Según edad e historia, puede ser necesario reelaborar antiguos traumas o acompañar al niño en el afrontamiento de nuevas situaciones.

Muchas de las conductas desadaptadas no dejan de ser manifestaciones reactivas ante situaciones vitales estresantes actuales o pasadas. Por tanto, a nivel terapéutico deberemos intentar corregirlas pero sin olvidar su origen emocional.

Para trabajar estos asepctos las zonas de desarrollo próximo y la reestructuración cognitiva resultan técnicas de gran ayuda.

En términos generales, es de esperar una mejor evolución cuanto antes se hayan repuesto o reforzado los vínculos afectivos tras aparecer los primeros síntomas.

b) Estrategias para enseñar a los padres o tutores

  • El primer objetivo es explicar a los padres o tutores el origen del problema. A partir de esta comprensión, como estrategia general, hay que potenciar espacios de comunicación diaria con el niño. Priorizar la calidad versus la cantidad en la interacción.
  • Fomentar que expliGirl struggling with outstretched handque sus sentimientos y emociones (tristeza, alegría, etc.) más que lo que ha hecho (jugar, ir de excursión, etc.). Al respecto puede utilizarse el Diario Emocional donde se registrará diariamente una cosa que el niño ha vivido positivamente y otra en la que debe mejorar. Esto debe servir de base para que los padres razonen con él los aspectos de sus sentimientos y comportamiento que les preocupa. Normalmente esto puede hacerse por la noche justo antes de acostarse.
  • Marcar muy claramente las consecuencias de las conductas que queremos corregir (castigos) pero, cuando ocurre la conducta, no le gritemos ni intentemos pedirle explicaciones, o razonar lo sucedido. Para ello podemos utilizar el espacio nocturno del “Diario Emocional” donde todos ya estamos más relajados.
  • Cuando se produce una conINTERVENIR EN EL TRASTORNO DE VINCULACIÓN 3 TERRASSA BARCELONAducta inadecuada que queremos corregir, retiremos (en la medida de lo posible) la atención (“tiempo fuera” u otros) y hagámosle saber que estamos tristes porque él puede hacerlo mejor. De esta forma el niño pasa de ser la víctima a sentirse responsable de la “tristeza” de los padres. Esto puede ser muy eficaz en niños que precisamente tienen temores a la pérdida o distanciamiento emocional de los padres, no obstante debe utilizarse con cautela debido a que hablamos de niños con problemática afectiva.
  • Hay que rechazar las conductas inadecuadas del niño, nunca al propio niño. Es decir, le diremos que se ha portado mal pero no que es un niño malo, desobediente, etc. Es muy importante distinguir a la persona de sus conductas.
  • 10 NORMAS QUE LOS PADRES DEBEN CUMPLIR TERRASSA BARCELONA 2Para trabajar aspectos concretos de su conducta, se puede utilizar la economía de fichas mediante gráficas visuales. Los sistemas de suma o resta de puntos también ayudan, aunque están limitados a la franja 6 – 11 años. Fuera de estas edades el sistema de puntos pierde fuerza. Pactar premios por anticipado y definir las reglas de juego.
  • Intentar incrementar el tiempo de ocios juntos.
  • Recordarle cuanto le queremos y lo importante que es él para la familia. Darle protagonismo y saber alabarle la conducta o el trabajo correcto inmediatamente después que lo lleve a cabo.
  • Si hay problemas de impulsividad o atención, podemos incorporar juegos que fomenten la demora de la respuesta y el pensar antes de actuar. Es mejor establecer un horario diario para que podamos estar con él juntos. Estas actividades deben ser vividas por el niño como un espacio lúdico no como unos deberes.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ seis = 7

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>