19 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Autoestima y labio leporino

1 comentario

La “crueldad” que se atribuye a los niños es eliminada por su capacidad de aceptar y su generosidad. La escuela proporciona a los niños que padecen este problema un marco de seguridad apropiado para su desarrollo.

En la escuela, la identificación de las necesidades educativas derivadas de la fisura labiopalatina, contempla sus diferentes manifestaciones y las áreas de trabajo habituales hacen referencia a:

Las características sonoras: la discriminación auditiva y fonológica.
La respiración, la coordinación fono-respiratoria y el soplo.
La rehabilitación miofuncional: praxias de movilidad, elasticidad y tono de la musculatura lingual, velar y labial.
El desarrollo lingüístico general y el componente fonético fonológico en particular.

Es fuera del entorno escolar donde pueden aparecer los problemas. La “aparatosidad” da lugar a “segundas miradas” que pueden incidir negativamente en la autoestima del niño y en su desarrollo.

Associació FICAT (Associació de Fissurats de Catalunya) http://www.actiweb.es/associacioficat/ destaca que:

“La autoestima es muy importante para los menores fisurados. Ésta dependerá mucho de las primeras fases de la vida. El concepto que se tenga en casa, en la escuela, con los amigos, formará la seguridad de uno mismo. Un menor con buena autoestima será un menor activo, que se esfuerce por superarse, que no se bloquee con los errores, sino que aprenda de ellos y, sobre todo, será feliz. Debemos asegurarnos de no sobreproteger al niñ@.

Para una adecuada autoestima, podemos seguir los siguientes pasos:

- Incentivar las responsabilidades del menor, para que vaya adquiriendo autonomía y exigirle, de manera positiva, algunos compromisos.

- Dejar que el niño tome decisiones y resuelva algún problema.

- Reforzar sus cualidades positivas para que se sienta especial por ellas.

- Refuerzo positivo en las conductas adecuadas.

- Poner límites claros.

- Enseñarle a aprender de sus propios errores de una forma positiva.

- Fomentar la sociabilidad del niño con extraescolares, invitando a algún amigo a casa, dejándole pasar tiempo con otros niños y adultos, etc…

- Informar al niño sobre todo lo que quiera saber de su malformación y su tratamiento.

El niño debe poder desarrollarse normalmente, hablar de un modo comprensible y no presentar estigmas estéticos ni psicológicos que le dificulten su vida de relación. Todo ello puede conseguirse con la estrecha colaboración de los profesionales de la salud y la educación y los padres del niño. Espero que estas breves notas sean de utilidad para orientar a los padres que se enfrentan a la crianza de un niño con fisura labiopalatina.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  1. Gracias por compartir este tioi de artículos, Yo como mama soy la mas interesada que mi hijo forme parte de nuestra sociedad como uno mas, sin prejuicios, y s hay segundas miradas será para voltear a ver los existís que va logrando. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 × tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>