15 / 12 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Cómo saber si mi hijo tiene ansiedad?

0 comentarios

Todos los niños sienten ansiedad en mayor o menor medida.

Es de esperar y es normal que el niño se sienta ansioso en ciertos momentos específicos de su desarrollo. Por ejemplo, entre los 7 meses y la edad pre-escolar, los niños saludables pueden sentir ansiedad intensa cuando se separan de sus padres o de otros seres queridos.

Los niños pueden tener temores de corta duración, (como el miedo a la oscuridad, las tormentas, los animales o los desconocidos). Sin embargo, cuando las ansiedades se vuelven severas y empiezan a interferir con las actividades diarias, tal como separarse de los padres para ir a la escuela, los padres deben de considerar el solicitar una evaluación  especializada y asesoramiento.

El niño o adolescente con una ansiedad severa por la separación puede demostrar algunos de los síntomas siguientes:

·  pensamientos constantes y miedo por su propia seguridad y por la de sus padres,

·  negarse en asistir a la escuela,

·  quejas frecuentes de dolores de estómago y de otros malestares físicos,

·  preocupaciones exageradas acerca de dormir fuera de su hogar, demasiado apego al hogar, y

·  rabietas y pánico en el momento de separarse de sus padres.

A algunos niños ansiosos les da miedo conocer o hablar con las personas que no conocen. Los niños con esta dificultad suelen tener muy pocos amigos fuera de la familia. Otros niños con ansiedad severa pueden presentar:

·  preocupaciones sobre las cosas antes de que algo suceda, y

·  preocupaciones constantes sobre la escuela, los amigos o los deportes.

Los niños ansiosos se ponen tensos y rígidos. Algunos pueden buscar consuelo constante y sus preocupaciones pueden interferir con sus actividades. Estos niños pueden estar quietos, conformes y deseosos de complacer, por lo que es muy fácil no darse cuenta de sus dificultades. Los padres deben de estar alerta a los síntomas de ansiedad severa para poder intervenir lo más pronto posible y así prevenir complicaciones. El tratamiento precoz puede prevenir dificultades futuras tales como la pérdida de amistades, el fracaso social y escolar y los sentimientos de baja autoestima.

Los problemas de ansiedad severa en los niños se pueden tratar. Los tratamientos incluyen una combinación de: psicoterapia individual, terapia familiar, medicamentos, tratamientos del comportamiento y la intervención de la escuela.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − siete =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>