23 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Autorregulación de emociones en el TDAH

0 comentarios

DEFICIT EN LA AUTOREGULACION DE LAS EMOCIONES EN LA INFANCIA TERRASSA BARCELONAParece que existe una relación clara entre el TDAH y determinados déficits en las funciones ejecutivas del cerebro.

Por una lado, el déficit en la autorregulación de las emociones (una de las funciones ejecutivas del cerebro) explicaría por qué, a menudo, las personas con TDAH se desmotivan ante las tareas, son tan variables en su rendimiento o no atienden durante un periodo largo de tiempo (como les cuesta regular la motivación (emoción), no sostienen la atención, de modo que se despistan fácilmente).

Por otro lado, el déficit en la memoria de trabajo (otra de las funciones ejecutivas del cerebro), conlleva la dificultad que presentan estas personas de recurrir a sus experiencias pasadas para decidir la mejor actuación en el presente. Sabemos que en el niño con TDAH, el castigo, por ejemplo, no parece tener la misma utilidad que en el resto de los niños: ¡parece que no aprenden de él!

Ante un conflicto con los compañeros o ante un problema, como la resolución de un ejercicio de matemáticas, no disponen de habilidades para detener el problema y reconducirlo. “Les falta como un filtro”. A menudo actúan de cualquier manera, aunque pronto puedan mostrar arrepentimiento o incluso, ser capaces a posteriori de verbalizar cuál hubiera sido la opción más correcta de actuación.

También se observan dificultades en la autorregulación de las emociones para no actuar impulsivamente, así como dificultades en la interiorización del lenguaje, que debería guiarles en todo momento.

Igualmente se observan dificultades en la reconstrucción, la función ejecutiva más compleja y que más tarde se adquiere  (les permitiría deternerse, acudir a sus experiencias pasadas y reconducir su comportamiento hacia otro más adecuado), está claramente afectada.

En cuanto a la capacidad de autocontrolar su conducta o sus emociones, no podemos exigir a un niño o un joven con TDAH lo mismo que a otro que no lo padece; eso sería como exigir a un alumno con movilidad reducida que efectuase las mismas tareas que sus compañeros durante la clase de educación física.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 × = cincuenta seis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>