19 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Qué hago si mi hijo no come? (I)

0 comentarios

Conductas que deben seguir los padres ante un niño que se niega a comer:

I. No te preocupes !

El principal problema suele ser la angustia que genera esta conducta en los padres. Habla con el pediatra y valora la posibilidad de realizar un examen clínico, y si los resultados no indican ninguna alarma, no te preocupes.

II. No lo fuerces !

En ningún caso y bajo ninguna circunstancia, no debes forzar a tu hijo a comer más de lo que quiere. Ya comerá cuando le toque. No tortures guardando el plato del medio día para la noche.

III. No alabar !

No elogies a tu hijo si come. Comer no es una virtud, es una necesidad. Comemos para alimentarnos, y no para agradar a mamá o a papá … Aumenta la autoestima de tu hijo por otras vías. Comer debe ser algo placentero en sí mismo.

IV. No hay favores !

Prucura que su comida sea siempre sana (familiar). Si al niño no le gusta un determinado plato, no reemplaces el plato por otro sólo para él. Deberá esperar a que todos terminen para servirle/se el segundo plato. Retira el plato a los 10 minutos. No te alteres. No ayudes a generar conflicto.

V. No hay comidas interminables !

El acto de comer no debe durar más de media hora. No lo tortures masticando y masticanso durante horas (!). No le obliges a terminar el plato. Retira el plato a los 10 minutos sin comentarios y sin mostrar consternación o frustración. No te enfades. Se paciente. Tú controlas.

El orden “lógico” convencional es: primer plato – plato principal y  postre (si es fruta, se recomienda ponerla en primer lugar). Acompañar las comidas con bebidas ricas en azúcares dificulta la digestión correcta de alimentos. Para beber: agua. Recientemente se ha publicado “Se me hace bola”, del dietista Julio Basurto (Ed. Debolsillo) donde aborda el tema de manera lúcida.

VI. No sirvas platos rebosantes !

La cantidad debe ser proporcional a la edad del niño. Mejor que se vea poca cantidad en un plato grande. Mejor incluso si le pones una cantidad pequeña que de pié a que sea tu hijo quien te reclame más cantidad. Un plato lleno es difícil de ver cuando uno tiene pocas ganas de comer. Tienes que poner al niño en la posición activa, de “solicitante”, en lugar de ponerlo en la posición pasiva, de “saciado”.

Sigue en ¿Qué hago si mi hijo no come? (II)

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>