20 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Tratar la Fobia Social

0 comentarios

tratar-la-fobia-socialEl tratamiento cognitivo conductual (TCC) se basa en una serie de estrategias terapéuticas para abordar la fobia social. Se debe destacar que los enfoques específicos utilizados pueden variar en función de los síntomas, el terapeuta y el entorno en el que se produce el tratamiento. El TCC para la fobia social frecuentemente incluye uno o más de los siguientes componentes:

Psico-educación: Uno de los aspectos más difíciles para hacer frente a la fobia social es entender qué es, de dónde procede, por qué es tan difícil de cambiar y cómo suele reaparecer con tanta facilidad. La psico-educación implica un trabajo conjunto entre paciente y terapeuta para desarrollar y entender el caso concreto de fobia al que se enfrentan y cómo deben abordarla.

Reestructuración cognitiva: Las personas con fobia social frecuentemente presentan creencias irracionales y negativas sobre sí mismos y sobre los otros. La reestructuración cognitiva es un componente importante de la TCC, y implica la identificación y análisis de los patrones de creencias y pensamientos irracionales a fin de sustituirlos por otros más adaptativos. A medida que la persona se vuelve experta en advertir estos pensamientos va desarrollando  estrategias para ganar flexibilidad en su pensamiento y adoptar formas más útiles de ver sus experiencias.

Exposición “en vivo”: La exposición en vivo es otra técnica central de la TCC para la Fobia Social. El paciente y el terapeuta identifican las situaciones que la persona quiere evitar a causa de la fobia y gradualmente toman contacto con estas situaciones mientras aceptan la ansiedad y le permiten disiparla naturalmente. Si bien, este paso puede sonar bastante intimidatorio, es importante que la exposición se realice a un ritmo gradual y planificado, y que el terapeuta de soporte durante el proceso. Muchas personas reportan que las prácticas de exposición están entre los elementos más útiles en el tratamiento.

Exposición interoceptiva: Algunas personas con fobia social no sólo presentan la fobia en situaciones sociales, sino que también presentan fobia a las sensaciones físicas (ponerse rojo, temblar, sudar, etc.) que pueden acompañarlas. Las prácticas de exposición interoceptiva provocan deliberadamente estas sensaciones a través de actividades como la de utilizar un suéter cálido para inducir la sudoración en situaciones sociales. Así como la exposición a situaciones temidas conduce a reducciones en el miedo situacional, la exposición las sensaciones temidas conducirá a una reducción de la ansiedad cuando se experimente estas sensaciones en situaciones sociales.

Entrenamiento de habilidades sociales: En medio de una situación social tensa, muchas personas con fobia social tienen miedo a no tener las habilidades sociales necesarias para afrontarlas. La interacción asertiva o la escucha activa, entre otros, resultan claves para un entrenamiento correcto de estas habilidades.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres × = 24

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>