24 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Tratamiento del TOC en la infancia

0 comentarios

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVOLa mayoría de los niños con TOC se pueden tratar y mejoran con una combinación de tratamiento farmacológico y con terapia cognitivo-conductual.

El objetivo es enseñar al niño con TOC a enfrentarse a sus miedos y reducir la ansiedad sin realizar los comportamientos rituales. Para ello se puede utilizar la terapia de exposición y terapia prevención de respuesta. La terapia también se centra en la reducción del pensamiento exagerado o catastrófico.

La terapia con medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como Paxil, Prozac, y Zoloft, pueden ser útiles en el tratamiento del TOC. Los fármacos más antiguos – antidepresivos tricíclicos como Anafranil – también puede usarse. Algunos antipsicóticos, como Risperdal o Abilify, también han demostrado su eficacia en el tratamiento.

En casos graves de TOC y en las personas que no responden a la terapia médica y conductual, la terapia electroconvulsiva (TEC) o psicocirugía se pueden usar para tratar el trastorno. La estimulación cerebral profunda (DBS) es otra terapia consiste en implantar pequeños electrodos en áreas del cerebro que forman parte de los circuitos cerebrales asociados con los síntomas del TOC.

Parte del tratamiento conductual incluye enseñar al niño y a los padres a hablar de una forma diferente del TOC, y separar lo que es el niño de lo que es el TOC. El niño aprende a anticipar los pensamientos involuntarios y absurdos, y se le enseña poco a poco a evitar hacer la compulsión. Por ejemplo, se le hace tocar un picaporte y resistir el impulso de lavarse las manos. Mientras el niño no puede lavarse se hacen ejercicios de relajación, de valoración realista del riesgo, y de distracción, así, disminuye la ansiedad sin recurrir al acto compulsivo. Poco a poco el niño va eliminando las compulsiones, primero las más sencillas, las que le cuestan menos.

Un entorno caracterizado por manifestaciones de calma y apoyo ayudarán a que el niño se tranquilice y se sienta comprendido, permitiendo que el tratamiento consiga buenos resultados. Un estado de ansiedad alto aumentará la aparición de los síntomas.

A medida que el niño crece, las conductas compulsivas son reemplazadas por aficiones o intereses focalizados.

Si crees que tu hijo puede padecer un TOC acude al pediatra.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 + = doce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>