21 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Qué es y cómo se trata la enuresis nocturna?

2 comentarios

La enuresis es un término médico que se define como la persistencia de micciones incontroladas más allá de la edad en la que se alcanza el control vesical (4-5 años como edad extrema). En general las niñas controlan antes que los niños.

Existen muchos mitos sobre su origen (“beber mucha agua”, “pereza”, “se cura solo”).

Igualmente hay una gran dispersión (poca uniformidad) de procedimientos diagnósticos y abordajes (neurológico, psicológico, urológico, nefrológico, etc.)

Es importante distinguir:

La enuresis primaria se presenta en niños que nunca han controlado la vejiga durante la noche hasta los 12 ó 13 años. Parece ser que este tipo es de base genética y el análisis clínico puede detectar una baja producción de la hormona antidiurétiuca (HAD) o la presencia de poliuria nocturna (vegija pequeña y/o hiperactiva).

La enuresis secundaria se presenta en niños que ya controlaban la micción (o han permanecidos “secos” durante seis meses seguidos) y suele aparecer en la pubertad o en la adolescencia como respuesta a alteraciones emocionales y de comportamiento (llegada de un hermano, problemas en la dinámica familiar, hiperactividad, celotípia…).

En ambos casos, la autoestima y la vida social del niño se ven mermadas (regañinas, castigos, no poder ir de colonias o dormir en casa de un amigo).

Resulta decisivo para el éxtio de la intervención distinguir si se trata de alguna alteración del sueño/despertar o hay una alteración en la función vesical.

Dependiendo del tipo de enuresis los tratamientos suelen combinar la intervención farmacológica con la conductual.

En las intervenciones conductuales (psicoterapéuticas) la actitud del niño (y de la familia) será básica para el éxtito en la intervención. Hay casos en los que se produce una resistencia por parte del niño (“- No quiero cambiar, estoy bien así”) o de la familia (minimizan u ocultan el problema) lo que significa que ni familia ni niño están preparados para cambiar (ocurre algo similar en los casos de anorexia mental).

Los tratamientos conductuales incluyen:

– Cambio en las normas, rutinas y hábitos.
– Es básico aliviar la ansiedad.
– Refuerzo positivo (estimular y no castigar).
– Ejercicios de retención voluntaria (Kegel).

Los tratamientos conductuales aumentan la autoestima y mejoran su vida social.

También existen dispositivos de alarmas acústicas (despiertan para ir al lavado). Desaconsejado en vejigas hiperactivas (no dormiría).

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  1. Diana Bataller Rodríguez says:

    Hola!!
    Tengo mellizo de 6 años con enuresis nocturno. Durante el día controla muy bien el esfinter, pero por la noche, sigue haciéndose pipi. Llevamos varios veranos quitándole el pañal por la noche, pero sigue haciéndose pipi todos los días. En algún momento puntual pero muy pocas veces, se levanta seco.
    Me gustaría que me aconsejase algún libro para poder leer y tratar este tema con mi hijo.
    Tengo el libro “Aprendiendo a enseñar” de la supernanny. Lo consulto mucho. A parte de la biblioteca, me leído alguno más.

    Muchas gracias y un saludo.

    • Javier Valverde says:

      Hola.

      Imagino que una mamá como tú ya estará hecha una experta en el tema.

      Las lecturas que haces son correctas. Contrasta la información siempre.

      Si quieres puedes explicarme tu experiencia y lo comentamos (en canal privado).

      Espero que todo haya mejorado.

      Saludos.

      Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 × cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>