16 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Qué es la conducta prosocial?

0 comentarios

CONDUCTA PROSOCIALSe entiende por conducta prosocial toda conducta social positiva con/sin motivación altruista.

La motivación altruista se puede definir como el deseo de favorecer al otro con independencia del propio beneficio. Por el contrario, la motivación no altruista es aquella que espera o desea un beneficio propio además del, o por encima, del ajeno. De este modo se incorpora el concepto de altruismo al de conducta prosocial, provocando la consiguiente división de opiniones, esta vez incluso dentro del grupo de los partidarios de un criterio motivacional.

Las posturas tradicionalmente se han dividido entre:

a) los partidarios en considerar la conducta prosocial al margen de los aspectos motivacionales y,

b) los defensores de incluir la motivación del acto en la definición.

Agustín Moñivas Lázaro, profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid distingue entre algunas conductas prosociales altruistas y no altruistas.

Prosociales altruistas:

– Hacer algo a cambio sin esperar nada a cambio, la acción desinteresada.

– Ocultar nuestra identidad cuando llevamos a cabo algún tipo de ayuda (dar dinero, objetos para una subasta).

– Arriesgar la vida, espontáneamente por un grupo o persona.

– Donar órganos en vida.

– Adoptar un hijo teniendo hijos biológicos.

Prosociales no altruistas:

– Hacer algo por alguien sabiendo que obtendremos algún tipo de beneficio.

– Revelar nuestra identidad cuando llevamos a cabo algún tipo de ayuda.

– Llevando a cabo acciones peligrosas calculando los beneficios.

– Donar órganos después de muerto.

– Apadrinar un niño del tercer mundo.

La conducta prosocial también es definida como una conducta voluntaria con la intención de ayudar a otros.

Clasificación de la conducta prosocial

Según González Portal, las conductas prosociales pueden clasificarse en:

– De ayuda directa o indirecta.

– Solicitada o no solicitada.

– De ayuda o benefactor identificable o de ayuda no identificable.

– En situaciones de emergencia o de no emergencia.

– De emergencia o institucionalizada.

– Espontánea o no espontánea.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>