24 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Qué es el Mutismo Selectivo?

0 comentarios

El mutismo selectivo se produce cuando los niños capaces de hablar y entender el lenguaje no son capaces de hablar en contextos sociales específicos. Por ejemplo, un niño selectivamente mudo habla en su casa, pero es incapaz de hablar en una guardería o en la escuela.

Se cree que el mutismo selectivo está relacionado con la ansiedad y con fobias sociales específicas. Por lo general comienza en los niños de menos de 5 años,  aunque se manifiesta de forma abierta cuando el niño comienza la escuela. Busca diagnóstico y tratamiento cuando observes este comportamiento, es importante hacerlo antes de que se convierta en un hábito.

El mutismo selectivo puede ser muy fustrante y embarazoso para el niño y debe ser diagnosticado de acuerdo con los siguientes criterios:

A. Incapacidad persistente para hablar en situaciones sociales específicas (en las que se espera que hable, p.ej. en la escuela) a pesar de hacerlo en otras situaciones.

B. La alteración interfiere el rendimiento escolar o laboral o la comunicación social.

C. La duración de la alteración es de por lo menos 1 mes (no limitada al primer mes de escuela).

D. La incapacidad para hablar no se debe a una falta de conocimiento o de fluidez del lenguaje hablado requerido en la situación social.

E. El trastorno no se explica mejor por la presencia de un trastorno de la comunicación (p. ej., tartamudeo) y no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico.

El tratamiento se debe iniciar lo antes posible y se centra en la reducción de la ansiedad del niño a la hora de expresarse en un contexto particular. El tratamiento no se centra en el habla. A menudo los planes de tratamiento utilizan terapia conductual, terapia cognitivo-conductual y terapia del juego. En algunos casos, se puede recomendar la terapia familiar. Los familiares y amigos pueden tener un impacto muy positivo en el éxito del tratamiento. La atención debe centrarse en hacer que el niño se sienta cómodo y seguro en entornos sociales.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 5 = diez

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>