18 / 10 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Prevenir conductas agresivas

0 comentarios

heart and stethoscopePara prevenir conductas agresivas existen actitudes que ayudan a moderar las manifestaciones agresivas en la familia:

1. Es fundamental restar importancia a las situaciones de irritación. En ningún caso hay que exagerarlas como medio de corrección. Si el niño grita y su madre le grita a él, entran en una dinámica que no sirve para evitar el comportamiento del niño y sí para aumentar el ambiente de crispación en casa.

2. Los padres no pueden pretender tener siempre razón. Por el contrario, han de respetar los puntos de vista de sus hijos y no tratar de imponer violentamente los suyos. Hay que escuchar las razones que dan los niños. Bajo ningún concepto es justificable la imposición de criterios por la fuerza (salvo que corra evidente riesgo físico).

3. La agresión física o verbal sólo tiene consecuencias negativas. No se debe justificar ni utilizar. La agresividad de los niños no es sino un reflejo de la que reciben o visualizan. Hay que olvidarse de los castigos físicos y las actitudes agresivas.

4. En medio de una discusión es recomendable parar y contar hasta 10. Si un padre ve que se va a iniciar una pelea con su hijo, podrá salir de la habitación y después, cuando los ánimos lo permitan, volver a plantear el tema y buscar una solución.

5. En ocasiones parece que el niño tiene una actitud provocadora y está deseando que surja una situación conflictiva. En estos casos no hay que entrar al trapo, sino retirarse de la situación, cambiar de actividad o salir a dar una vuelta.

6. Si el niño se muestra agresivo, no se debe caer en la tentación de actuar igual que él, lo más probable es que se provoque una escalada de mutua agresividad difícil de parar, que irá aumentando en intensidad. A veces una sutil actitud de indiferencia puede ayudar a evitar la situación.

7. Los padres estarán pendientes de los contenidos a los que acceden sus hijos a través de la televisión, internet o videojuegos. Es preciso controlar que los más pequeños no vean escenas de agresividad física o verbal. Si aparecen, conviene estar con ellos, explicarles que no son escenas reales y darles alternativas de solución para que no piensen que lo que ven es válido.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× seis = 18

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>