21 / 07 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Preparar exámenes eficazmente

0 comentarios

PREPARAR EXMANES EFICAZMENTE¿Cómo preparar exámenes eficazmente?

1. La preparación de una examen no se debe iniciar un par de días antes con prolongadas sesiones de “empolle”, sino el primer día del curso con tu asistencia a clase y la toma de apuntes. Poco después, has de comenzar a llevar al día las asignaturas. Utiliza el método EL SER3 y ayúdate con el uso de las técnicas activas. si así lo haces, cuando vayas a “preparar definitivamente” el examen, observarás que ya tienes recorrida la mayor parte del trayecto.

2. Especial atención has de prestar al repaso, con él refuerzas las huellas de tu memoria. Al igual que una marca sobre la roca se hace más profunda cuanto más se repasa, así también las huellas mnemotécnicas se fortalecen con los repasos. Estudia con anterioridad al examen y repasa para prepararlos.

Entre el estudio inicial y el repaso final has de realizar varios repasos intermedios. Su número variará según la cantidad de materia que has de memorizar, la dificultad de la misma y el tiempo que transcurra desde el estudio inicial hasta la fecha del examen.

Distribuye los repasos de la siguiente manera:

  • El repaso inicial, al día siguiente de haberlo estudiado, es muy eficaz porque detiene la fuerte caída inicial de la curva del olvido. Con las huellas mnemotécnicas ligeramente borradas es más fácil recuperarlas, casi en su totalidad, con un pequeño esfuerzo.
  • Los repasos intermedios, que fortalecen las huellas mnemotécnicas  y las conservan en la memoria para cuando las necesites, con tal que hagas un pequeño esfuerzo por recuperarlas a través de los repasos finales. Estos repasos afianzan el recuerdo y aumentan la comprensión del tema estudiado.
  • Los repasos finales, poco antes del examen, para tener frescos los conocimientos en la fecha del examen.

3. Organiza el plan de repaso de acuerdo con el número de asignaturas y de exámenes, la cantidad de materia que has de repasar y el estado actual de tu conocimiento de esas materias. Haz un gráfico de tu programación he intenta respetarlo. Deja algún tiempo libre en este programa. Así, en caso de algún imprevisto, podrás utilizar este tiempo para repasar y, si todo va bien, para divertirte o hacer ejercicio físico.

4. Cada sesión de estudio o repaso ha de ser, aproximadamente de una hora, después has de  dejar unos cinco minutos para descansar. Tras cada hora más que dediques al estudio, aumentarás en cinco minutos más el tiempo dedicado al descanso.

5. ¿Es posible mezclar las asignaturas cuando estudias o repasas? Si varías de materias después de una o dos horas de estudio, introducirás amenidad y te sentirás más relajado, pero tiene el inconveniente de que los nuevos contenidos interfieren con lo aprendido y se produce cierto efecto de borrado sobre lo memorizado. Variar de materia, por ello, es más aconsejable durante el estudio que durante el repaso.

6. Empollar la noche anterior al examen, una costumbre tan arraigada en los estudiantes, produce alguna retención memorística, pero no es el procedimiento mas aconsejable. El último día has de dedicarlo a repasar o a realiza algo de ejercicio físico, no ha estudiar materia nueva.

7. La noche anterior al examen deberías dejar de estudiar entorno a las diez de la noche, y después relajarte a través de la conversación, un rato de televisión o alguna audición musical; date una ducha templada y vete a dormir con tranquilidad procurando olvidarte de todo tipo de problemas.

8. Cuando estés preparando un examen inminente, observarás que aumenta tu ansiedad; no te alarmes, es lo natural. La ansiedad tiene su origen en el miedo al fracaso. Si no has preparado bien el examen, tiene su justificación y su remedio consiste en dedicarle más tiempo a su superación. Si lo estás preparando bien, es un estímulo que contribuye a incrementar tu motivación y preocupación por el tema. Aprende a controlar tu ansiedad.

9. Si te has habituado a hacer resúmenes, te encontrarás más adiestrado en la redacción y en la capacidad de relacionar los conceptos importantes siguiendo un hilo conductor.

10. Simula las situaciones de examen cronometrado respondiendo por escrito a algunas preguntas, así te habituarás a la técnica del examen, aprenderás a controlar el tiempo y podrás comprobar tus propios errores.

11. Si el profesor lleva varios años en el Centro y corre la noticia de que suele repetir las preguntas, procura enterarte de las que cayeron en años anteriores y prepáralas a conciencia., pero no te fíes en exceso. También puede resultarte muy útil controlar el tipo de exámenes que suele poner cada profesor y cómo desea que se responda a los mismos; si ya has realizado exámenes parciales con él, detectar sus gustos y preferencias no es difícil.

12. Otra forma de prepararte consiste en exponer oralmente, ante un compañero o grupo de compañeros, y responder a las preguntas que ellos te hagan simulando ser el profesor o el tribunal. A esta forma de repaso y preparación has de prestar especial atención cuando el examen que hayas de realizar sea oral. Los compañeros detectarán tus fallos y, en una sesión de repaso en equipo, podréis encontrar la solución a la mayor parte de los problemas.

13. Repasa todo el material que hayas acumulado sobre el tema: apuntes (¿están completos?), trabajos redactados, libros de texto subrayados, esquemas, resúmenes, gráficos, exámenes de años anteriores o de otros grupos, etc. Al reunir todos estos elementos e integrarlos significativamente en un nuevo esquema, obtendrás una visión de conjunto y los datos dejarán de estar aislados para entrar a formar parte del todo. La integración de los elementos en el todo contribuirá a aumentar tu nivel de comprensión.

También ganarás en claridad y visión de conjunto, si estudias varios capítulos relacionados por la temática que tratan. Así, el estudio conjunto de los temas de la percepción y la memoria favorece la comprensión de ambos. Además, en el examen la mente jamás se te quedará en blanco, ya que las ideas de los temas relacionados te sugerirán vías de respuesta a la pregunta planteada.

14. No estudies inmediatamente después de las comidas porque el adormecimiento dificultará que te puedas concentrar en el estudio.

15. Durante los días de preparación de tus exámenes no te olvides del cuidado de tu cuerpo a través del ejercicio físico; recuerda el viejo dicho: “mens sana in corpore sano”. El ejercicio físico comedido aumentará tu relajación, disminuirá tu ansiedad y te capacitará para concentrarte en los estudios, después de haberte distraído lo necesario.

16. No utilices anfetaminas ni otros estimulantes, a no ser algún grupo vitamínico que te haya recetado el médico.

17. Antes de acostarte no olvides preparar todos los utensilios que has de necesitar en el examen: bolígrafos, lápiz, regla, reloj, calculadora, etc. A veces, un olvido de este tipo puede dejarte en el examen en inferioridad de condiciones con respecto a tus compañeros.

18. En el día del examen no estudies ni repases unas horas antes del mismo; es preferible tener la mente despejada a los pocos datos que puedas adquirir dedicando ese tiempo al estudio. El clima de ansiedad que te domina antes del examen dificulta mucho el aprendizaje o el repaso y actúa, por el contrario, como un inhibidor que dificulta el recuerdo posterior. Todos los estudiantes, alguna vez, han tenido la experiencia de haber leído un pregunta varias veces antes del examen y no ser luego capaces de recordar nada sobre ella durante el mismo.

El día del examen, con anterioridad al mismo, asiste normalmente a clase o date un paseo que te relaje físicamente.

19. Entérate con la suficiente antelación de las características del examen: si es una prueba objetiva o de ensayo; si se puede elegir o hay que contestar a todas las preguntas (cuidado, en las preguntas en forma de cuestionario con “respuesta múltiple”, los errores penalizan); la amplitud máxima que se tolera para responder a cada pregunta; los útiles que se permite llevar al examen, tales como calculadora, reglas, apuntes, libros …; la amplitud del cuestionario; el día, la hora y el lugar del examen, etc.

20. En el día del examen no charles sobre el mismo con tus compañeros y menos todavía entres en esos grupos donde se pregunta: “a que no sabes…”, “seguro que cae…”, “en el otro grupo cayó…”. Es ésta una actividad que, lejos de prepararte para el examen, lo único que consigue es incrementar tu nivel de ansiedad.

21. Si el examen se realiza en tu aula, colócate donde normalmente lo haces; así tendrás la sensación de normalidad, te concentrarás en tu trabajo y te sentirás más relajado durante el examen. Si no es tu aula, busca un lugar con luz y desde el que se divise perfectamente el encerado. Líbrate, antes del examen, de compañeros pegajosos que pretenden copiarte o te estén preguntando continuamente. Sólo te ayudarán a distraerte, a perder el tiempo y a caer en las sospechas de tu examinador.

_______________________________________________________________________________

Fuente:

Técnicas de estudio para Secundaria y Universidad. Salas Parrilla, Miguel. Alianza Editorial 2014 (quinta edición)

- Aprender a estudiar. Villacorta, Ana. Plataforma Editorial 2016

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 1 = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>