23 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Practicar la asertividad

0 comentarios

practicar-la-asertividad-1La asertividad se define como aquella habilidad personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos en el momento oportuno, de manera adecuada, defendiendo los derechos propios y sin negar o desconsiderar los derechos de los otros.

En la práctica se deben desarrollar las capacidades siguientes:

Expresar sentimientos y deseos positivos y negativos de forma eficaz sin negar o desconsiderar los derechos de los otros y sin crear o sentir vergüenza.

Discriminar entre la conducta asertiva, agresiva y pasiva.

Discriminar las ocasiones en las que la expresión personal es importante y adecuada.

Defenderse, sin agredir ni demostrar pasividad, de la conducta poco colaboradora, poco apropiada o poco razonable de los otros.

La ventaja del comportamiento asertivo es que hacemos llegar a los otros mensajes propios al mismo tiempo que expresamos nuestra opinión y nos mostramos considerados. Esto proporciona seguridad y reconocimiento social. Ayuda a mantener una buena autoestima.

Para conseguir una conducta asertiva es muy importante tener claro que ni la conducta agresiva ni la pasiva sirven para conseguir los objetivos deseados.

Es básico identificar aquellas situaciones en qué deseamos aumentar la efectividad, es decir:

  1. ¿Cuándo no nos comportamos de manera asertiva?
  2. ¿Quiénes son las personas ante las cuales no nos comportamos de manera asertiva?
  3. ¿Qué queremos conseguir de aquello en lo que hemos fracasado con las conductas no asertivas?

Hecho este análisis tenemos que plantear las respuestas asertivas para estos casos que hemos seleccionado, de forma que se debe elaborar un plan para afrontar la situación problemática de manera asertiva. Este plan consta de seis partes fundamentales:

  1. Expresar: qué es lo que queremos, lo que necesitamos y cuáles son los sentimientos en referencia a esa situación en concreto.
  2. Elegir el momento: es decir, escoger el momento adecuado para discutir el problema.
  3. Caracterizar la situación: describir el problema de la manera más detallada posible.
  4. Adaptar: la definición de nuestros sentimientos en “mensajes en primera persona”. Expresamos cómo nos sentimos sin evaluar o censurar la conducta del otro.
  5. Limitar: significa ser claros y precisos en aquello que queremos comunicar.
  6. Acentuar: si disponemos de la cooperación de los otros conseguiremos que se den las circunstancias necesarias para mejorar. En aquellos casos en que sea necesario, podemos expresar las consecuencias negativas que implica la falta de colaboración y mejora.

La gran ventaja de la conducta asertiva es que se puede generalizar a múltiples situaciones del día a día.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 6 = treinta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>