22 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Por qué miente un niño?

0 comentarios

Por lo general, los niños comienzan a mentir a partir de los seis años, pues para que la mentira exista realmente es imprescindible que se produzca una cierta intencionalidad moral y ésta no surge hasta esa edad o quizá un poco más tarde (J. Piaget).

Antes de dicha edad los niños tienden a fantasear pero el problema surge cuando esa actitud se convierte en un hábito y la mentira se instala en sus vidas como algo instrumental y rutinario.

A partir de los siete años las mentiras suelen estar ya vinculadas a otros factores, como, por ejemplo, la necesidad de mantener la autoestima. En estos casos, el niño suele engañar, simplemente, para hacer frente a su inseguridad. Es decir: para quedar bien delante de sus compañeros y provocar su admiración.

Otras veces la mentira es el resultado de la imitación del comportamiento de los adultos. A menudo, casi sin darnos cuenta, mentimos delante de nuestros hijos en cosas que consideramos banales (“- Dile que no estoy…”). Y es que en esto -como en todo- nuestro ejemplo es fundamental, sobre todo en periodos del desarrollo en que los niños son “esponjas” que absorben todo.

NIÑOS QUE MIENTEN TERRASSA BARCELONA 2A veces también los chicos de seis o siete años pueden mentir con el único fin de llamar la atención. Puede que nuestro hijo, por ejemplo, sea de los que simula de vez en cuando que le duele algo o que tiene algún problema grave… En efecto, los chicos pueden sentirse poco queridos o valorados en casa y eso les lleva a reclamar atención de las formas más insospechadas.

Finalmente, puede que nuestro hijo mienta para conseguir algún beneficio o evitar situaciones desagradables. Así, ante la amenaza de un castigo, sin ir más lejos, nuestro hijo procurará mentir de tal forma que consiga librarse de toda culpa. Evidentemente, si comprueba que esta artimaña surte efecto, lo más probable es que el chico “se abone” a ella y la utilice siempre en el futuro.

Del mismo modo, si descubre que mintiendo consigue algunos beneficios, habrá asimilado que la mentira es una buena forma de conseguir los fines deseados.

Si constatamos que nuestro hijo/a miente con frecuencia es, pues, importante descubrir los verdaderos motivos por los que lo hace. Sólo así podremos corregir el problema en su raíz.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 − = uno

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>