22 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Perfil del niño acosador

0 comentarios

EL PERFIL DEL NIÑO ACOSADOREl agresor suele ser un niño que tiene dificultades para regular la frustración, que siempre quiere tener la razón y que presenta dificultades para la empatía.

Suele ser un niño/a con importantes carencias de autoestima que trata de compensar buscando a personas más débiles, para elevarse sobre ellas y creerse así más fuertes y con mayor control, a veces, son niños sometidos a unas altas tasas de exigencia por parte de los padres, y en otros casos, es todo lo contrario, se han criado con padres absolutamente despreocupados de ellos.

El acosador más habitual es el niño que copia por observación y reproduce las conductas de los adultos y, por ello, adopta y reproduce roles machistas, racistas u homófobos.

En la pubertad y la adolescencia la revuelta de las hormonas explica muchas de las conductas. La tentación del bullying, como plantea el psicólogo y pedagogo Ramón Ubieto, (1) “aparece como como una falsa salida a las dificultades que plantea un cuerpo sexualizado que les produce extrañeza y les inquieta. Manipular el cuerpo del otro bajo diversas formas (agresión, ninguneo, exclusión, injuria) les permite poner a resguardo el suyo. Liberan su angustia en el otro. El acosador domina sus inseguridades, fealdades o defectos, humillándolos en el cuerpo de la victima tras haberlas proyectado en él mismo.”

Pero lo más determinante, más incluso que la familia o la escuela, es el grupo de amigos del acosador.

Hay un perfil o patrón psicológico del niño acosador pero también podemos pensar en la existencia de un perfil de la reacción que provoca el acoso en el entorno.

Hay grupos que actúan como cómplices del maltrato y refuerzan las conductas agresivas. Son el público necesario para le espectáculo, ahora multiplicado con el ciberacoso, que se regocija del circo y de no estar en el lugar del acosado. Las nuevas tecnologías y las redes sociales acrecientan la intensidad y el alcance del acoso escolar, que trasciende el ámbito exclusivo de la escuela.

Pero también están los grupos de amigos y compañeros que reprimen el acoso desincentivándolo y mostrando conductas asertivas y valientes en defensa de los derechos personales.

(1) Bibliografía:

Ramón Ubieto. Bullying: una falsa salida NED Ediciones. Barcelona, 2016

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− siete = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>