22 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Padres intermitentes

0 comentarios

PADRES INTERMITENTESLos padres intermitentes son aquellos que de vez en cuando intervienen de forma real y de forma más o menos eficiente en la educación de sus hijos. Por diferentes motivos la vida les ha llevado a ejercer un rol de padre a distancia y de forma discontinua. El resto del tiempo ha sido la madre (normalmente) la figura que se hace cargo del conjunto de la paternidad en lo cotidiano (lo escolar, la alimentación, los hábitos, las normas y límites…los conflictos).

Es frecuente que los padres intermitentes aparezcan y desaparezcan de forma desacompasada con las necesidades educativas de su hijo. Esto es, acudir “a destiempo” a las reuniones con los profesores, “no compartir” criterios de actuación con la pareja o con el colegio, creer que la solución la tiene él (o ella) y que los demás están equivocados,…

Estos padres siempre parecen tener la solución sobre los problemas que puedan afectar a su hijo. En muchos casos, incluso se creen con el derecho de recurrir a la fuerza física para “hacer entender su posición”. No dudan, y ese es su principal error.  La ausencia de autocrítica en lo que hace referencia a sus propias responsabilidades y formas de proceder. Son los demás, la madre (el padre), los profesores, los abuelos, el propio niño, los responsables de lo que esté ocurriendo (sobre todo si es negativo).

Además, en el día a día, en el reparto del esfuerzo cotidiano de tener que educar a los hijos (ya no digamos si alguno de ellos presenta alguna dificultad especial), ante las obligaciones económicas (especialmente en el caso de los que no pasan la manutención establecida, no porque no puedan, sino por que impunemente no quieren), ante las dificultades diarias; este tipo de padres ahora están…, ahora no están. Normalmente nunca están cuando deben estar. Por eso yo los llamo “intermitentes”, pero por las consecuencias de sus conductas entrarían dentro del apartado más genérico de los disfuncionales o tóxicos. Los horarios laborales y/o las dedicaciones obsesivas a diferentes tareas suelen formar parte del argumentario que explica esta intermitencia y lo que al final provoca la disfuncionalidad parental.

Desde mi experiencia puedo decir que este perfil de padre se encuentra tanto en familias consolidadas como en familias separadas, sin distinción tampoco del origen socioeconómico de las mismas.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve + 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>