16 / 12 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Miedo a separarse de los padres

0 comentarios

MIEDO A SEPARARSE DE LOS PADRESCuando los niños presentan este tipo de miedo, los padres suelen actuar diciendo:

“- Vete ahora que está entretenido, corre, que no se dé cuenta”.

Con esto agravan el problema, ya que la sorpresa de encontrarse sin su madre o su padre se une al enfado por el engaño.

El niño tiene que aprender a despedirse y entender que sus padres volverán cuando hayan terminado de hacer sus cosas. De lo contrario, se convertirá en guardaespaldas de sus mayores y no les dejará ni a sol ni a sombra.

Algunos niños temen que a los padres les pase algo durante su ausencia. Despedirse y contarles lo que van a hacer les tranquilizará. Seguiremos el siguiente procedimiento:

1.- El primer paso consiste en dejarle con una persona muy familiar, con la que les guste estar. Hay que empezar en casa, que es un espacio que el pequeño conoce y donde está seguro.

2.- El padre o la madre se despiden y le dicen lo que van a hacer en el tiempo que no estarán con él: “- Voy a comprar y vuelvo en un rato. Te quedas junto a tu tía y luego me cuentas lo que has hecho”. A continuación deben irse sin prestar atención a la reacción que tenga el niño. A la vuelta, lo primero será preguntarle lo que ha hecho, reforzando su comportamiento con alguna frase del tipo: “- Qué bien te lo has pasado jugando con tu tía”.

3.- Hay que hacer mucho hincapié en la variable tiempo: si el pequeño reacciona escandalosamente a la despedida, no debemos tardar en volver más de 10 minutos la primera vez. A partir de ahí, iremos aumentando el tiempo. El criterio lo marcarán sus reacciones en la despedida; si se produce con tranquilidad, podremos retrasar la vuelta.

4.- Iremos combinando el tiempo con la dificultad de la situación, esto es, podemos pedirle a la persona que le cuida que vaya con él a un parque cercano o a casa de algún amigo, con el fin de que las actividades que lleve a cabo en ese tiempo sean divertidas.

5.- El siguiente paso será llevarle a casa de un familiar o amigo con el que esté cómodo y dejarle con él. De nuevo, jugamos con el tiempo, aumentándolo hasta que el niño consiga pernoctar a gusto allí sin que estemos presentes. Puede llevarse su juguete preferido y le escribiremos nuestro número de teléfono por si quiere algo. Al día siguiente le premiaremos con algo especial. Una buena idea es hacer planes con su amigo para que sea éste quien pase la noche en nuestra casa la próxima vez.

Acciones que nos aproximan al objetivo:

  • Intentar que se quede solo en su habitación jugando.
  • En el parque, acercarse con él a un grupo de niños y, cuando se incorpore al juego, separarnos poco a poco.
  • Dejarle jugando al cuidado de algún adulto y marcharnos. Utilizar fiestas y encuentros infantiles divertidos para practicar la despedida.
  • Invitar a algún amigo a casa para que el niño vea cómo se despide tranquilamente de sus padres.

La ansiedad de separación.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ nueve = 12

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>