22 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Pasar de primaria a secundaria

0 comentarios

Comenzar la escuela secundaria es algo emocionante, pero también puede causar algo de estrés y ansiedad tanto a los padres como a sus hijos adolescentes. Pasan de ser los niños más grandes de la escuela en la que conocen la rutina diaria y están cómodos, a ser nuevamente los alumnos de primer año que tratan de acostumbrarse a una escuela nueva y a situaciones sociales nuevas. Pon en práctica estos consejos para contribuir a que la transición a la escuela secundaria no os traiga problemas.

Habla con tu hijo. Averigua qué siente con respecto a la escuela secundaria. Probablemente tenga miedos y expectativas. Dile que puede recurrir a ti. Comparte algunas de sus experiencias personales (tanto positivas como negativas), y procura que algún hermano, primo o amigo mayor hable con él/ella.

PADRES Y PROFESORES TERRASSA BARCELONAAsiste a las reuniones para padres. Antes de que comiencen las clases o inmediatamente después. Es posible que te pida que no vayas, pero es importante que te informes de lo que ocurrirá durante los años de secundaria. Ésta es también una buena oportunidad para conocer a los maestros, a otros administradores de la escuela y a otros padres.

No te olvides de las actividades después de la escuela. Antes de que comiencen las clases, habla con tu hijo adolescente sobre cuál será su horario diario, a qué clases irá y cómo administrará su tiempo. Hablad sobre actividades extraescolares en las que quizá quiera participar. Es importante que sepas cuáles son los planes de tu hijo cuando sale de la escuela y que pongas algunos límites, por ejemplo, dónde estará, con quién estará y cómo se trasladará, si en el autobús escolar, en el transporte público o si alguien lo/a llevará en automóvil.

dont do it!Pon algunos límites. La escuela secundaria es una etapa en la que los adolescentes ponen a prueba sus límites y afirman su independencia. Sin embargo, es importante que mantengas estas reglas y le recuerdes que tú todavía eres la madre. Por ejemplo, él/ella puede querer decidir cuándo hacer los deberes y cuándo irse a dormir, y puede comenzar a pasar más tiempo en el ordenador o en el teléfono. Aunque está bien que no le exijas en exceso y le dejes tomar algunas de estas decisiones, asegúrate de que sepa que todavía tiene que hacer sus obligaciones domésticas, cenar con la familia y limitar el tiempo que pasa frente al ordenador, la televisión o hablando por teléfono. Habla sobre estas reglas con su hijo/a y establezedlas antes de que comiencen las clases para evitar discusiones.

Manténte informado/a. Planifica pasar por lo menos 15 minutos al día con tu hijo/a para ver cómo va todo y decirle que estás dispuesto/a a hablar o escuchar si él/ella lo/a necesita. La escuela secundaria es un gran cambio, pero no tiene que causarle miedo. Asegúrate de que tu hijo/a sepa que puede hablar contigo sobre cualquier problema o tema que surja. Prepárate para hablar sobre temas difíciles, como sexo, alcohol y cigarrillos.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 2 = ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>