21 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Mi hijo NO habla conmigo ¿Qué hago?

0 comentarios

ESCUCHAR A LOS HIJOS PARA QUE TE HABLEN TERRASSA BARCELONA 1

Nada es más importante en la relación con tu hijo que una comunicación abierta y eficaz. Para ser un buen comunicador, es fundamental saber lo siguiente:

Maneras verbales y no verbales de saber escuchar. Si tu hijo sabe que lo escucharás cuando él hable, es más probable que él escuche lo que tú le digas.

Responde a la comunicación no verbal. Esto lo animará a expresar sus emociones verbalmente. Por ejemplo, si levanta la cejas o hace algún tipo de expresión con la cara, podrás decirle: “- Por la manera en la que mueves los ojos, me parece que no estás de acuerdo. ¿Es así? “. Tu hijo experimentará la empatía y se sentirá más próximo a ti.

Encuentra un momento y un lugar para hablar. Si tu hijo/a quiere hablar, pero justo en ese momento tú no puedes, dile:       “- Este no es un buen momento, pero quiero que me lo cuentes”. Fija un horario y un lugar para hablar después, cuando puedas prestarle toda tu atención. Fija el horario y el lugar en ese momento y después no te olvides de cumplirlo.

HABLAR CON LOS HIJOS PARA QUE LOS HIJOS TE HABLEN TERRASSA BARCELONAPresta toda tu atención. Cuando habléis, asegúrate de que no haya interrupciones y dedícale toda tu atención. No revises tu móvil mientras habláis, ni tampoco mires el partido de fútbol ni ningún otro programa en la televisión… Debe notar que le escuchas y le prestas toda tu atención. Mira a los ojos. Busca el contacto visual.

Evita interrumpirlo/a mientras habla. Deja que termine de decir lo quiere decir, así le demostrarás que te interesa lo que te está diciendo. Mientras él/ella te habla, piensa más en lo que te está diciendo y no tanto en lo que le vas a decir cuando él acabe de hablar.

Anima a tu hijo/a de manera no verbal.Inclínate y míralo/a a los ojos, asiente con la cabeza ocasionalmente,  di:  “- Ajá” o “- mmm” y sonríe oportunamente para demostrarle  que estas interesado/a en lo que dice.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 3 = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>