22 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

La lectura en el método EL SER3

0 comentarios

LA LECTURA EN EL MÉTODO EL SER3La lectura es el 2do. paso del método EL SER3. Una vez que dispongas de una orientación general del tema que vas a estudiar, es hora de que comiences a leer. En la lectura de estudio, más profunda que la simple lectura de periódicos o de novelas, debes distinguir dos niveles de profundización. 1er nivel: La prelectura. Consiste en una rápida lectura de todo el capítulo o, si es muy largo, de un apartado, para obtener una visión de conjunto de lo que allí se dice. En esta fase no debes tomar apuntes ni subrayar ni consultar en el diccionario los términos desconocidos, pues estas técnicas te despistarán y te apartarán del objeto principal; captar las ideas principales que se exponen en ese capítulo y su relación jerárquica. 2do. nivel: La lectura comprensiva Una vez que hayas captado las principales ideas del capítulo, es hora de que realices una lectura más profunda, utilizando la técnica del subrayado, consultando el diccionario los términos desconocidos y distinguiendo, en la maraña en que vienen dadas, la idea principal de las secundarias. En esta fase de la lectura no puedes permitirte el lujo de estar pasivo, sentado en el sillón, sino que debes mantenerte permanentemente en activo. La lectura comprensiva va más allá de la mera lectura mecánica, que convierte los signos gráficos en signos fonéticos. La lectura comprensiva es la que se fija no en las palabras, sino en la frase, y busca desentrañar el significado de las mismas integrando cada expresión dentro del contexto semántico que le da sentido. a) Causas de la deficiente comprensión lectora Cada día es más frecuente entre los estudiantes la falta de comprensión lectora. Leen, pasan sus ojos por encima de las líneas, pero apenas entienden poco más que el significado de algunas frases sueltas. Si el profesor, después de que hayan leído algunas líneas, les pregunta qué quiere decir lo que han leído, responden que no lo saben o con alguna de las ideas secundarias. ¿A qué se debe este fenómeno? Tres son las causas principales:

  • La escasez de vocabulario, auténtico causante de que muchos términos se conviertan para e lector en una incógnita. La televisión y el teléfono tienen buena parte de la culpa de la pobreza de vocabulario de los alumnos. Antes, cuando uno quería distraerse, leía una novela o tebeo; ahora, le da a la tecla del encendido del televisor o dispositivo móvil. Y cuando deseaba comunicarse con alguien distante, se le enviaba una carta; ahora se la llama por teléfono. Así que el teléfono y la televisión favorecen bien poco el desarrollo de los hábitos de la lectura y de la escritura.
  • La falta de concentración, responsable de que el alumno pierda el hilo general de la exposición y sólo recuerde frases sueltas, desvinculadas de la idea principal y de su vertebración expositiva.
  • La lectura pasiva: cuando ni siquiera se subraya ni consulta en el diccionario los términos desconocidos.

Par aumentar tu comprensión lectora es conveniente que mires en el diccionario cada término desconocido que aparezca en la lectura, que te concentres en la misma y que aprendas a captar la idea principal del capítulo, apartado o párrafo, y la distingas de las ideas secundarias que la desarrollan o complementan. b) La caza de las ideas El autor utiliza en su exposición una serie de ideas que tú debes destacar a través de la lectura. La idea principal del libro se divide en varias ideas principales también, pero más concretas, que son los capítulos. Los capítulos, a su vez, se subdividen en otras principales, pero de menor rango, que son los apartados; y éstos se desarrollan a partir de los distintos párrafos, dentro de los cuales cabe distinguir aquellos en los que residen las ideas principales y aquellos en los que residen ideas secundarias. Las ideas principales del libro, los capítulos y los apartados son fáciles de detectar, si te fijas en el título que las enuncia. Pero, además, has de leer todo el libro, el capítulo o el apartado para detectarlas en su desarrollo. Los apartados están compuestos por párrafos, que es el escrito comprendido entre dos puntos y aparte. Cada párrafo desarrolla una idea diferentes, aunque íntimamente relacionada con los párrafos anterior y posterior, pues de lo contrario el texto resultaría anárquico. A veces, se anuncia una idea en el párrafo y luego se emplean varios párrafos secundarios para desarrollarla con diferentes argumentos o explicaciones. Con respecto al todo del apartado unos párrafos desarrollan las ideas principales y otros las secundarias. Dentro de cada párrafo, a su vez, hay que distinguir la ideas principal que se desarrolla de las ideas secundarias que la explicitan. Según su colocación dentro del párrafo, la idea principal puede estar al principio, en medio, al final o distribuida.

  • Si está al principio, al párrafo se le suele denominar deductivo, pues afirma o niega algo, y después aduce las razones y argumentos que confirman o desmienten lo enunciado; o bien aplica a un caso concreto la afirmación general de la idea principal.
  • Si va en el centro, al inicio se plantea el problema o se citan algunos datos que inducen a buscar una determinada solución. Después se da la respuesta, a través de la idea principal y, por último, se sacan las conclusiones, se analizan las consecuencias o se matiza la idea principal. Muchas veces es una mezcla del párrafo inductivo y del deductivo.
  • Si va al final, se le suele denominar inductivo (a semejanza del razonamiento inductivo), pues comienza citando datos, pruebas u observaciones que inducen a pensar en aquello que se termina afirmando, demostrando o concluyendo.
  • No siempre la ideas principal está tan perfectamente indicada; a veces, se encuentra distribuida en varias frases a lo largo del párrafo. Otras veces, sobre todo en el periodismo con censura y en la poesía, las ideas principales se sugieren, pero no se dicen; eres tú quien ha de deducirlas.

Con independencia de su colocación en un determinado lugar del párrafo, las ideas principales tienen unas características que las distinguen de las secundarias y te permiten detectarlas. He aquí las más importantes: La idea principal:

  • Expresa la afirmación más general, esto es, la que abarca y da sentido a las demás ideas del párrafo.
  • Afirma lo más importante e imprescindible, si se suprime esa idea, el párrafo queda incompleto, con sentido parcial o anecdótico.
  • A veces, indica explícitamente que es la idea principal. Para ello utiliza expresiones como: “Lo más importante…”, “Lo principal…”, “Destaquemos…”, “Concluyendo…”, “En resumen…”, etc.
  • A su vez, el párrafo que contiene la idea principal del apartado es el que mejor responde a la pregunta o enunciado del mismo.

La idea secundaria:

  • Explica y desarrolla el contenido de la idea principal.
  • Expresa datos accesorios, detalles, ejemplos, anécdotas, matices y puntualizaciones que complementan la idea principal; por ello, ésta seguirá teniendo sentido, aunque se supriman ideas secundarias, sólo perderá parte de su valor probatorio.
  • En sí misma tiene poco sentido, adquiere un sentido más amplio al relacionarse con al idea principal de la que depende.
  • Da argumentos que sirven para firmar o rechazar la idea principal.

__________________________________________________________________________________

Recuerda; para seguir el método EL SER3 ahora deberías realizar el 3er paso:

El subrayado

__________________________________________________________________________________ Fuente:Técnicas de estudio para Secundaria y Universidad. Salas Parrilla, Miguel. Alianza Editorial 2014 (quinta edición) - Aprender a estudiar. Villacorta, Ana. Plataforma Editorial 2016

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  • No hay artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno + = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>