24 / 09 / 2021

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Lateralidad y esquema corporal

0 comentarios

LATERALIDAD CRUZADA TERRASSA BARCELONA

Lateralidad y esquema corporal

La lateralidad es la preferencia que muestran la mayoría de los seres humanos por un lado de su propio cuerpo. A ciencia cierta no se puede determinar por qué algunas personas son diestras y otras zurdas.

La lateralidad se empieza a definir entre los tres y los cinco años y se desarrolla desde los cinco hasta los diez o doce años. Su desarrollo está íntimamente ligado al desarrollo del esquema corporal y a la maduración psicomotriz y sensomotora del Sistema Nervioso Central (vías propioceptivas y exteroceptivas).

La lateralidad corporal permite la organización de las referencias espaciales, orientando al propio cuerpo en el espacio y a los objetos con respecto al propio cuerpo (arriba, abajo, delante, detrás, izquierda, derecha, … ).

Una lateralidad bien establecida es un factor facilitador de los diferentes aprendizajes de la lectoescritura y el cálculo.

Hay varios tipos de lateralidad:

La lateralidad homogénea diestra: el ojo, la mano, el oído y el pie predominantes están en el lado derecho.

La lateralidad homogénea zurda: Es cuando el ojo, la mano, el oído y el pie predominantes están del lado izquierdo.

La lateralidad cruzada: es cuando el ojo, la mano, el oído, el pie, no se ubican en el mismo lado del cuerpo.

Algunos autores hablan de lateralidad ambidiestra cuando no hay predominancia de ninguno de los dos lados del cuerpo.

El esquema corporal es la imagen corporal o representación de cada quien tiene de su propio cuerpo, sea en un estado de reposo o en movimiento.

El desarrollo del esquema corporal está relacionado con el establecimiento de la lateralidad  y depende tanto de la maduración neurológica como de las experiencias que el niño/a tenga. Alcanza su pleno desarrollo hasta los 11 o 12 años.

Los elementos necesarios para una correcta elaboración del esquema corporal son: el control tónico, el control postural, el control respiratorio, las capacidades perceptivas y la lateralización.

Un esquema corporal mal estructurado se manifiesta en:

Déficit motor: torpeza, lentitud, descoordinación, mala lateralización.

Déficit perceptivo: mala organización espacial y estructuración espacio-temporal y coordinación visomotora deficiente.

Déficit afectivo: inseguridad, baja autoestima, insociabilidad, etc.

La noción de esquema corporal se halla también regida por los estados emocionales del individuo como consecuencia de sus experiencias vividas. En el plano escolar, la mayoría de las veces los trastornos en la configuración del esquema corporal se traducen en problemas para el aprendizaje de las técnicas instrumentales (lectura, escritura y cálculo).

Desarrollo de la lateralidad.

Dominancia y lateralidad.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 9 = treinta seis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>