16 / 10 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

La alimentación de los tres a los cinco años

0 comentarios

ALIMENTACIÓN DE LOS TRES A LOS CINCO AÑOSDe los tres a los cinco años

A esta edad tu hijo debería tener una actitud sana ante la comida. Lo ideal sería que hubiera dejado de utilizar el hecho de comer o de no comer como una forma de desafío y que no confundiera la comida con el afecto. Generalmente, aunque no siempre, los niños de esta edad comen como respuesta natural ante la sensación de hambre y las comidas son para ellos una experiencia social gratificante.

A esta edad, tu hijo también debería ser una buena compañía a la hora de las comidas y estar preparado para aprender a comportarse correctamente en la mesa. A partir de los cuatro años dejará de coger el tenedor y la cuchara cerrando el puño, y pasará a hacerlo como los adultos. Con la instrucción adecuada, también podrá aprender a utilizar el cuchillo. A partir de este momento, podrás enseñarle otras normas básicas de educación para que se comporte en la mesa, como no hablar con la boca llena o no coger nada del plato de otra persona. Aunque es bueno explicarle estas normas, es mucho mejor dar buen ejemplo: tu hijo se comportará tal y como ve que se comporta el resto de la familia. También adquirirá más facilmente buenos modales si los miembros de la familia tienen la costumbre de comer todos juntos. Por lo tanto, convierte por lo menos una comida diaria en un momento especial y agradable para estar en familia, y pídele a tu hijo que te eche una mano.

ALIMENTACIÓN DE LOS TRES A LOS CINCO AÑOS 1Independientemente de que a tu hijo le guste comer más o menos, tendrá preferencias específicas por determinados alimentos, y es posible que cambien. Por muy irritante que te pueda parecer que tu hijo haga ascos a un alimento que devoraba con fruición hace sólo dos días, es mejor que no hagas de ello una montaña. Déjalo que se coma los demás alimentos que tiene en el plato. Si elige alimentos que no son excesivamente dulces, grasos o salados, no te opongas. De todos modos, anímalo a probar alimentos nuevos ofreciéndoles pequeñas cantidades.

Los anuncios que se emiten por televisión son un verdadero obstáculo para que tu hijo adquiera unos buenos hábitos alimentarios. Los niños que ven más de ventidos horas semanales de televisión a la semana tienen mayores probabilidades de acabar siendo obesos. Los niños son muy receptivos a los anuncios de caramelos, chocolatinas y cereales azucarados, sobre todo si han estado en otras casa donde se comen tales productos. Para combatir estas “malas influencias”, manten tu casa lo más “limpia” posible de estos productos. Así mismo, controla lo que tu hijo ve por televisión.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


5 + = seis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>