24 / 09 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Hiperactividad y concentración

0 comentarios

HIPERACTIVIDAD Y CONCENTRACIÓNPrácticamente todos los niños tienen días en que parecen “hiperactivos”, pero la verdadera “hiperactividad” es un trastorno que afecta sólo 1 de cada 20 niños de menos de 12 años de edad.

Los niños hiperactivos se mueven mucho, tienen problemas de sueño y no pueden estarse sentados tranquilamente más de unos minutos. Se distraen fácilmente, son muy impulsivos y les cuesta mucho mantener la atención. Los médicos denominan a este trastorno, que combina la hiperactividad con la distraibilidad, “Trastorno por déficit de atención con hiperactividad” o TDAH.

Sobre todo durante la primera infancia, es fácil que te preocupes si tu hijo presenta síntomas de hiperactividad. Pero, si lo comparas con otros niños de su edad, te darás cuenta de que tu hijo es normal.

Cuando tienen entre dos y tres años los niños suelen ser muy activos e impulsivos y tienen muy poca fijeza. Todos los niños parecen hiperactivos o fáciles de distraer en algunas ocasiones, por ejemplo cuando están muy cansados o excitados porque van a hacer algo “especial”.

Los niños realmente hiperactivos son visiblemente más activos, más fáciles de distraer y más impulsivos que los niños de su edad. Y lo más importante de todo: estos niños nunca parecen tranquilos y su comportamiento no mejora con el paso del tiempo.

Aunque la mayoría de ellos tienen una inteligencia normal, pueden tener problemas de aprendizaje, puesto que no son capaces mantener la atención. También les cuesta más controlar sus impulsos y emociones, concentrarse y prestar atención. Suelen ser más habladores, más acaparadores, más dependientes y más desobedientes. Suelen comportarse de una forma inmadura durante la infancia y la adolescencia y suelen tener problemas en el colegio y los amigos. Sin apoyo ni tratamiento, los niños realmente hiperactivos suelen acabar con la autoestima (un ingrediente imprescindible para tener una vida satisfactoria y productiva) por los suelos.

Nadie sabe exactamente cual es la causa de la hiperactividad. Muchos de los niños que la padecen tienen parientes cercanos con problemas similares, lo que sugiere que se trata de un trastorno con un importante componente genético. Los niños tiene cuatro veces más probabilidades que las niñas de padecerla. En parte, esto se debe a que los niños suelen madurar más despacio que las niñas en estas áreas comportamentales. Aunque se ha especulado mucho sobre la posibilidad de que ciertos alimentos y aditivos puedan provocar el TDAH, no se ha demostrado.

Independientemente de cuál sea la causa de la hiperactividad, de lo que no hay absolutamente ninguna duda es de que el modo de educar y disciplinar a un niño influye considerablemente sobre la gravedad que acaba adquiriendo el trastorno y sobre la forma de afrontarlo que tiene el niño.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>