19 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

El desarrollo emocional del niño a los 2 años

0 comentarios

DESARROLLO EMCIONAL EN EL NIÑO A LOS 2 AÑOS TERRASA BARCELONA 6Durante su segundo año, tu hijo deambulará constantemente entre la acérrima independencia y no dejarte respirar. Ahora que ya sabe andar y tiene mayor independencia de movimientos, podrá alejarse de ti y poner a prueba sus nuevas habilidades. Pero, al mismo tiempo, todavía no se siente del todo cómodo con la idea de ser un individuo aparte, separado de ti y del resto del mundo. Sobre todo cuando esté cansado, enfermo o asustado, querrá que estés a su lado para que lo consueles y pongas fin a su soledad.

Es imposible predecir cuando tu hijo te dará la espalda y cuando vendrá corriendo en busca de protección. Es posible que cambie rápidamente de un momento a otro o que parezca muy maduro e independiente durante varios días seguidos y, de repente, vuelva al comportamiento pegajoso y dependiente propio de etapas evolutivas previas.

Por tu parte podrás notar en ti reacciones encontradas: mientras que en algunos momentos te encantará que tu “bebé” acuda en tu busca, habrá otros en que te molestará que tu hijo siga siendo tan dependiente, tan llorón y tan quejica. Algunas personas DESARROLLO EMOCIONAL DEL NIÑOS A LOS 2 AÑOS TERRASSA BARCELONA 4denominan a este periodo “la primera adolescencia”. No es más que el reflejo de los sentimientos contradictorios que tiene tu hijo ante la experiencia de crecer y de alejarse de ti. Recuerda que la mejor forma de ayudarle a recuperar la compostura es ofrecerle toda la atención y todo el apoyo que necesite cuando lo necesite.

Separarse de ti durante breves periodos de tiempo puede ayudar a tu hijo a adquirir mayor independencia. Seguirá experimentando cierta ansiedad incluso si sólo vas a estar fuera unos minutos. Pero sus protestas durarán poco. Es posible que te preocupe más a ti que a tu hijo el hecho de la separación, pero intenta que él no se dé cuenta. Limítate a darle un beso y decirle que volverás. Y, cuando vuelvas, salúdalo con entusiasmo y dedícale toda tu atención durante un buen rato. Cuando entienda que siempre vuelves y sigues queriéndolo, se sentirá más seguro.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− uno = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>