16 / 11 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Ejercicio físico y salud cognitiva

0 comentarios

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICALos beneficios del ejercicio físico en la salud cognitiva de niños y adolescentes

La actividad física tiene efectos positivos sobre algunos aspectos cognitivos en niños y adolescentes.

Meta-análisis y revisiones de la literatura que incluyen un número considerable de estudios han confirmado que la actividad física tiene, en general, un efecto positivo sobre la función cognitiva en niños. La magnitud de este efecto es en la mayoría de los estudios moderada, pudiendo variar de forma significativa dependiendo de aspectos como el tipo de ejercicio realizado o la función cognitiva analizada.

Según un meta-análisis de Fedewa et al. que incluye 59 estudios, el ejercicio  cardiovascular es el que más beneficios reporta a nivel cognitivo para los niños. En cambio, Sibley et al. después de analizar los resultados de 44 estudios, no observó diferencias de rendimiento cognitivo en relación al tipo de ejercicio realizado.

En cuanto el tipo de función cognitiva, existe una evidencia sólida de que las funciones ejecutivas y de control, que se gestionan principalmente desde zonas frontales del cerebro, son posiblemente las más susceptibles de mejorar con el ejercicio cardiovascular, tanto en niños como en personas de edad avanzada. En cambio la evidencia respecto al efecto de la actividad física sobre otras funciones cognitivas en niños es menos concluyente y requiere más estudios aleatorizados controlados.

Desafortunadamente, no existen estudios que hayan analizado si los beneficios del ejercicio de fuerza sobre la cognición se ciñen a un tipo de función cognitiva específica o si son generales y extrapolables a cualquier aspecto cognitivo.

Tanto estudios con animales como estudios con humanos muestran que diferentes tipos de ejercicio inducen cambios específicos en diferentes estructuras y zonas del cerebro. Posiblemente esta especificidad, unida a la gran variabilidad en el curso temporal de estas adaptaciones, explicaría porqué algunos aspectos cognitivos mejoran más que otros en respuesta a diferentes tipos de ejercicio.

Por ejemplo, un número muy reducido de estudios han investigado los efectos de la actividad física sobre la memoria en niños . Uno de estos estudios comparó los efectos de una sesión de 40 minutos de ejercicio tipo circuito o de juegos de equipo sobre la memoria verbal a largo y corto plazo en niños de 11 y 12 años. Los resultados mostraron que la memoria verbal a corto plazo mejoró solamente con los juegos de equipo, mientras que la memoria a largo plazo mejoró tanto después del ejercicio
en circuito como con los juegos de equipo.

Estos resultados demuestran que, a pesar de los indudables beneficios que la actividad física aporta sobre aspectos cognitivos, la relación entre actividad física y cognición es sumamente compleja y que no todos los tipos de ejercicio mejoran de forma evidente todos los aspectos cognitivos.

Algunos estudios han investigado la relación entre el nivel de fitness cardiovascular y diferentes aspectos relacionados con el rendimiento escolar en niños y adolescentes.

En un estudio paradigmático, Åberg y al. estudiaron la relación entre fitness cardiovascular, inteligencia y rendimiento escolar en más de un millón de individuos a la edad de 18 años. Los resultados de este importante estudio demostraron que el nivel de fitness cardiovascular estaba asociado con el rendimiento académico e inteligencia. En cambio, los valores de fuerza, no tenían correlación con los resultados académicos o los de inteligencia general.

En otro estudio, Castelli et al. demostraron correlaciones entre el nivel de fitness cardiovascular y el rendimiento escolar general, particularmente en matemáticas y lectura, en 259 niños en edad escolar. Individualmente, los resultados de estos y otros estudios sugieren que personas jóvenes entrenadas cardiovascularmente y que pueden utilizar grandes cantidades de oxígeno (VO2 max) durante el ejercicio obtienen mejores resultados académicos.

Dado que algunos estudios no apoyan la asociación entre el fitness cardiovascular y el rendimiento académico, un reciente meta-análisis de la literatura analizó 14 estudios longitudinales para establecer un consenso respecto a la relación entre actividad física y rendimiento académico. La conclusión de este estudio es concluyente: aunque más estudios de calidad son necesarios, existe hoy suficiente evidencia para recomendar la práctica de actividades físicas para optimizar el rendimiento escolar en niños.(1)

(1) Drobnic, Franchek (Coord.); García, Àngels; Roig, Marc; Gabaldón, Sabel; Torralba, Francesc; Cañada, David; González-Gross, Marcela; Román, Blanca; Guerra, Myriam; Segura, Saioa; Álvaro, Montserrat; Til, Luis; Ullot, Rossend; Esteve, Isidre; Prat, Fortià. (2013). La actividad física mejora el aprendizaje y el rendimiento escolar. Los beneficios del ejercicio en la salud integral del niño a nivel físico, mental y en la generación de valores. Esplugues de Llobregat (Barcelona): Hospital Sant Joan de Déu.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>