19 / 11 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

De los 9 años a los 11 años. ¿Cómo ayudar a mi hijo/a a organizarse?

0 comentarios

“Basta de olvidar apuntar los deberes en la agenda!!. Basta de bolsas del almuerzo olvidadas en casa!.  Basta de ir siempre corriendo !”

Consejos para ayudar a tu hijo a desarrollar las habilidades necesarias para que su vida transcurra con los menos inconvenientes posibles:

  • Remarcad los logros de vuestro/a hijo/a. Reconoced las veces que pudo mantenerse organizado/a y ayudadle en la resolución de problemas cuando la rutina no le de resultado. Habladle de lo que organiza muy bien y de lo que debería mejorar.
  • Reforzad positivamente cualquier acercamiento a la conducta deseada (al principio no dejarán las camas hechas tan perfectamente como a vosotros os gustaría.) Sed pacientes. Está aprendiendo.
  • Respetad la rutina. Una vez que tengáis elaborado los planes, aseguraos de seguirlos. Si bien habrá momentos en que se necesite ajustar esos planes, respetar la rutina ayudará a vuestro hijo a comprender cómo los planes contribuyen a que su vida transcurra con los menores inconvenientes. Permitid que el/ella participe en la planificación. Hacédselo notar diciéndole cosas como: “- ¡ Que bien! ¡Llegamos al autobús sin problemas!; tu lista de la mañana da buenos resultados!”
  • Decidid qué es importante. Probablemente, vuestro hijo no necesite tener todos los aspectos de su vida organizados, por eso, decidid juntos cuáles son las actividades que le causan más estrés y elaborad rutinas para tales actividades. ¿La rutina de la mañana siempre le causa estrés? Si es así, planificadla atentamente. ¿El entrenamiento de fútbol o la gimnasia está volviendo loco a todo el mundo? Elaborad un plan para preparar la bolsa deportiva o merendar antes. Se trata de resolver el foco del estrés.
  • La agenda escolar. Frecuentemente, los malos resultados escolares (“- No presenta los deberes”) vienen también por un mal uso y nulo control de la agenda escolar que hacen todos los implicados (alumnos, profesores y padres y madres incluídos). Que la agenda forme parte de lo cotidiano es algo que se consigue haciendo de ella un instrumento de intercambio de información diario con los tutores y con las criaturas; y esto hay que hacerlo desde que van a “pre-escolar”.
  • No dejéis de ayudarlo.Una vez que vuestra/o  hija/o a se acostumbre a la rutina, seguirá necesitando vuestra ayuda y apoyo. Aseguraos de preguntarle cómo le va con la rutina. Así le ayudaréis a reconocer los problemas de su plan a medida que vayan surgiendo e ir encontrando soluciones.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 + = ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>