21 / 06 / 2018

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Consciencia emocional en los hijos

0 comentarios

IDENTIFICAR EMOCIONES TERRASSA BARCELONACuanto antes se comience este camino, mucho mejor. Debemos enseñar a nuestros hijos a conectar con ellos mismos para que puedan comprender cómo se sienten.

Cualquier situación de la vida cotidiana es buena para practicar y desarrollar la conciencia emocional.

Es positivo que los niños y adolescentes presten atención a sus emociones, tanto si están tristes como contentos, enfadados, sorprendidos, tiene miedo, etc. Es momento de enseñarlos a poner nombre a las emociones.

Una buena manera es hacerlo a través de nuestro ejemplo. Así, es importante que los padres verbalicen el sentimiento cuando están contentos, enfadados, etc., para aportar y ampliar el vocabulario emocional de sus hijos.

Cuando los niños detecten cómo están, es conveniente ayudarlos a etiquetar esta emoción.

Otro de los aspectos importantes relacionados con la conciencia emocional es trabajar con ellos la causa que les ha originado la emoción y encontrar la mejor manera de expresarla e identificar los gestos relacionados con cada una de las emociones.

Conviene destacar que todas las emociones son legítimas y por tanto es necesario aceptarlas. Ahora bien, aunque sean legítimas, el comportamiento automático que se deriva de alguna de ellas (como la respuesta de atacar asociada a la ira) no es siempre adecuado. La impulsividad puede ser un peligro. Es importante que nuestros hijos puedan aprender, por ejemplo, la diferencia entre estar enfadado (algo legítimo) y pegar por el hecho de sentir esta emoción (impulsividad). Estar enfadado es legítimo, lo que no es legítimo ni aceptable es pegar a alguien como conscuencia de un enfado. En el caso de un adolescente, puede ser legítimo que argumente estar “cansado”, pero eso no le da derecho a dejar de atender responsabilidades mínimas del día a día, que no requieren de gran esfuerzo físico o mental (recoger ropa, ordenar estudio, etc.) En ambos casos, niños o adolescentes, es importante que mantengamos los límites entre lo que es aceptable y no lo es, y siempre, siempre, nos vea como ejemplo de la conducta aceptable y de la gestión de las emociones.

¿Qué actividades desarrollan la conciencia emocional?

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × = 63

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>