24 / 09 / 2021

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Conocimientos previos

0 comentarios

Conocimientos previos

Conocimientos previos

Una de las principales causas del fracaso escolar es la falta de conocimientos previos por parte del alumno, la cual se manifiesta claramente en los primeros cursos de cada nuevo ciclo y en los alumnos repetidores o con asignaturas pendientes.

El porcentaje más elevado de suspensos suele darse en los primeros cursos de un nuevo ciclo, porque los profesores parten de conocimientos básicos, que suponen asimilados, y exigen a partir de ellos. Cuando en el primer curso sube el nivel de exigencia, si los conocimientos no son firmes, el alumno no llega a entender los nuevos contenidos, se desmotiva y fracasa.

Los alumnos con asignaturas pendientes también suelen tener problemas para seguir la marcha de sus compañeros, especialmente, si las asignaturas pendientes son importantes o fundamento de las otras. Así, no es de extrañar que el alumno, que tiene pendientes de 2º. Matemáticas e Inglés, no rinda adecuadamente en esas asignaturas en el 3er. curso en el que está matriculado y que su rendimiento general se vea seriamente afectado.

Para que un alumno relacione lo que aprende con lo que ya sabe, es necesario que active sus conocimientos previos, concretamente aquellos que resulten más oportunos para la tarea de aprendizaje en cuestión. Sin embargo, a pesar de que algunos alumnos realizan esto de manera espontánea ante cualquier tipo de actividad, incluso en una clase meramente expositiva, la mayoría de ellos no suelen traer sus conocimientos previos a la tarea de aprendizaje. Por ello resulta muy importante realizar actividades que los ayuden a activar los conocimientos previos, para que puedan construir los nuevos conocimientos sobre ellos.

“Plantear preguntas, presentar alguna situación familiar o algún contexto real en que el objeto de aprendizaje esté en juego. Esta situación puede emplearse para pedirles, mediante preguntas o problemas, que expongan sus ideas, idealmente, que las compartan y discutan con sus compañeros. Es importante que las preguntas que usemos no sean meramente factuales, sino que obliguen a los alumnos a emplear y aplicar sus ideas para responderlas. (1)

 

(1) Ruíz Martín, H.  ¿Cómo aprendemos? Una aproximación científica al aprendizaje y la enseñanza. Educación basada en evidencias 01.  Ed. Graó 2020

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  • No hay artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− dos = 1

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>