19 / 08 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

¿Cómo interpetar el dibujo que hacen los niños? (II)

2 comentarios

Aclaraciones previas

A. La interpretación del dibujo de la figura humana ha sido objeto de estudio en la tradición de la psicología. Koppitz.

B. Su interpretación debe realizarla personal cualificado.

D. Como norma general, el análisis de estos indicadores debe ser  interpretado en el contexto del dibujo total más que como rasgo independiente.

Indicadores emocionales validados por estudios experimentales

1.- Omisión de la nariz. Las conclusiones apuntan a que este indicador se asocia a conducta tímida y retraida con ausencia de agresividad manifiesta. También con escaso interés social.

2.- Omisión de la boca. La omisión de este rasgo es siempre clínicamente significativa. Refleja sentimientos de angustia, inseguridad y retraimiento, inclusive resistencia pasiva. Este indicador emocional revela o la incapacidad del sujeto o su rechazo a comunicarse con los demás. Los historiales de los niños que omitieron la boca mostraron una alta incidencia de miedo, angustia, perfeccionismo y depresión.

3.- Omisión del cuerpo. Se da más frecuentemente en alumnos con necesidades educativas especiales, problemas de aprendizaje o lesionados cerebrales. La omisión del cuerpo es habitual en los niños más pequeños, no obstante puede ser un signo de la presencia de psicopatología en la etapa escolar. Se hipotetiza, en este último caso, que pueden darse factores de inmadurez, retraso o daño neurológico, pero también pueden darse por perturbación emocional.

4.- Omisión de los brazos. La omisión de los brazos refleja ansiedad y culpa por conductas sociales inaceptables que implican los brazos o las manos. Otros estudios (Machover y Levy) lo asocian a depresión y retracción de la gente y del mundo de los objetos. Este último hallazgo no fue confirmado por el estudio de Koppitz.

5.- Omisión de piernas. Su ausencia es extremadamente rara incluso en niños pequeños. Se trata de uno de los primeros elementos que reproduce el niño ya en la etapa preescolar. Tienden a aparecer en la secuencia evolutiva del dibujo después de la cabeza y los ojos, aún antes de que empiece a dibujar el cuerpo y los brazos. Por tanto, su ausencia, no sería nunca accidental sino que podría indicar conflicto en esta área o un trastorno emocional con intensa angustia e inseguridad. (A. Manchón)

6.- Omisión del cuello.  No válido hasta los 9 años para niñas y los 10 años para los varones. A partir de esa edad, se dio significativamente más a menudo en los dibujos de pacientes clínicos, lesionados cerebrales y niños con conductas disruptivas. Ninguno de los niños bien adaptados, ni los que tenían enfermedades psicosomáticas, omitieron este rasgo en la figura humana.

7.- Omisión de los pies. Este indicador no es significativo hasta los 7 años en las niñas y los 9 años en los varones. Parece que no está asociado con ningún tipo específico de conducta o síntoma. No obstante, sí parece reflejar un sentimiento general de inseguridad y desvalimiento.

Sigue en ¿Cómo interpretar el dibujo que hacen los niños? (III)

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

  1. Bianca says:

    Me gustó el artículo

    • Javier Valverde says:

      Gracias por tu comentario.
      Si crees que puedo ayudarte en algún tema de tu interés no dudes en ponerte en contacto conmigo.
      Saludos cordiales.
      Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno + 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>