28 / 07 / 2017

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Ayudar a mi hijo adolescente

0 comentarios

AYUDAR A MI HIJO ADOLESCENTECon independencia de las opiniones sobre el escritor Rudyard Kipling, creo que este poema suyo puede resultar de gran ayuda para orientar a los adolescentes y educarlos en la resiliencia. Si acertamos y logramos hacérselo llegar en esos días en los que parece como si “se hubiera abierto una ventana” y está más receptivo/a, es fácil que, algunas de las ideas expresadas en el poema, las “recoja en su mochila” y las vaya utilizando conforme las necesite en su juventud y a lo largo de su vida.

“Si”

Si puedes mantener la cabeza despierta
cuando a tu alrededor todos la pierden,
si puedes confiar en ti cuando de ti todos dudan,
pero admites también sus dudas;
si puedes esperar sin cansarte en la espera,
o siendo engañado, no pagar con mentiras,
o siendo odiado, no dar lugar al odio,
sin considerarte por ello ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo…

Si puedes soñar y no hacer de las ideas tu único objetivo,
si puedes encararte con el Triunfo y el Desastre
y tratar de la misma manera a esos dos impostores;
si puedes soportar el oír la verdad por ti expuesta,
retorcida por bribones que hacen trampas para tontos.
O mirar las cosas en que tu vida has puesto, rotas,
y agacharte y reconstruirlas con herramientas viejas…

Si puedes arrinconar todas tus victorias
y lanzarlas al aire en un cara o cruz,
y perder y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir nada de lo que has perdido;
si puedes forzar tu corazón y nervios y tendones
para jugar tu turno tiempo después de que se haya gastado,
y así resistir cuando no te quede nada
excepto la Voluntad que les dice: «Resistid!!»

Si puedes hablar con multitudes y mantener tu virtud,
o tratar con reyes y mendigos sin perder el sentido común;
si enemigos y amigos no pueden herirte,
si todos cuentan contigo, pero ninguno demasiado;
si puedes llenar el minuto inolvidable
con los sesenta segundos que lo recorren;
tuya será la Tierra y todo lo que en ella habita,
y -lo que es más importante-, serás Hombre, hijo mío.

Rudyard Kipling

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 5 = veinte cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>