24 / 09 / 2021

suscríbete: Entradas | Comentarios

share this article on delicious Comparte este artículo en Facebook Comparte este artículo en Twitter Comparte este artículo en Linkedin

Amistad adolescente

0 comentarios

Sobre la amistad en la adolescenciaAmistad adolescente

Ojalá nuestros adolescentes tuvieran la sensibilidad que manifiestan los protagonistas de la película El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989), pero si no es así, no desesperes, pues no dejan de tener una sensibilidad que tal vez tú ya no ves por miopía generacional. Siempre sonrío al recordar la canción de Jaume Sisa (n. 1948) “Qualsevol nit pot sortir el sol”; en una estrofa dice: “casa meva és casa vostra si és que hi ha cases d’algú” (Mi casa es tu casa si es que las casas fueran de alguien”). No es tan importante que llegues a ser amigo de los amigos de tu adolescente, sino que estos (los conde Drácula, Jaimito, Doña Urraca o Peter Pan) sean bienvenidos y te perciban como un referente próximo y seguro.

A menudo, al intentar ver lo sencillo en lo cotidiano abrimos la ventana de la complejidad. El análisis de las relaciones humanas, del simple saludo a los complejos vínculos entre las personas, nos asoma a un universo multifactorial, muchas veces de realidades paradójicas que las mediatizan, un universo de relaciones en los que, como decía Schopenhauer (1788-1860), todo hombre toma los límites de su campo de visión por los límites del mundo. Recurre a esta perspectiva antes que al orfidal.

Las suyas, las nuestras, son relaciones dinámicas y emocionales, “algorítmicas”, según el psiquiatra del Hospital Clínico de Barcelona Eduard Vieta (1963). Para Picasso (1881-1973), a la realidad es polimórfica, multidimensional. Así deberíamos entender las adolescencias y sus relaciones, en su multiplicidad y complejidad, pero también, o por ello, en su inmensa riqueza y potencial. Los grupos emocionan y socializan, generan marcos de relación y sistemas de valores diversos y complejos en los que nuestro adolescente mide, mira y prueba su solidaridad y su respeto, pero también su autonomía y su libertad.

Los adolescentes necesitan del confort del “abrazo” del grupo, pero también de la intimidad y de la soledad escogida. Por más incomunicados, superficiales e interesados que tú los veas, lo cierto es que sin amigos sería más difícil existir, y como señala Cicerón, “la única amistad posible es entre iguales.” Se sienten iguales, reconocidos y validados entre sí, y tú, en ese abrazo, sobras. (1)

(1) Texto extraído de la ZONA ZEM de mi libro: Valverde Jimena, Javier (Larousse 2019) 40 marrones con hijos adolescentes y cómo afrontarlos con cariño. Un libro pensado para familias con adolescentes que buscan pautas educativas y de comportamiento con las que hacer frente a ese periodo de la vida en el que los hijos inician el tránsito hasta la vida adulta.

 

Para saber más

Aldekoa, X. (Ed. Ediciones Península 2019) Indestructibles.

Casafont, R. & Casas, L. (Ed. Paidós. 017) Educarnos para educar: Neuroaprendizaje para transformar la educación.

Cicerón, M.T (Ed. Createspace 2017) Sobre la amistad.

Hersh, R. (Ed. Narcea 1988). El crecimiento moral. De Piaget a Kohlberg.

Montaigne, M. de, (Ed. Biblioteca nueva 2015) Sobre la educación de los hijos.

Skam (2015-2017) Serie de TV de producción noruega.

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar estos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>